Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Los problemas de la sequía

Montilla espera soluciones a la sequía en una semana

El Comité de Regiones de Europa apoya los trasvases

Una semana: éste es el plazo que se han dado el Gobierno central y el catalán para poner orden al caos de declaraciones y de proyectos inconexos -y enfrentados- que en los últimos días se han puesto sobre la mesa para paliar la sequía. La constitución del nuevo Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero el próximo lunes será el paso definitivo para poner las cosas en su sitio, mantienen fuentes de uno y otro Gobierno.

Moratinos garantiza a Montilla que el Ródano no será la solución a la sequía

La Generalitat defiende la desalinización en Europa

Ayer, después de días de escalada dialéctica, el PSC, el PSOE y los gobiernos central y catalán se conjuraron para acompasar sus acciones en la medida de lo posible. "Esperamos una propuesta oficial del Gobierno español en los próximos días", dijo el presidente de la Generalitat, José Montilla, casi a la misma hora en que el secretario de organización del PSOE, José Blanco prometía soluciones rápidas a la sequía catalana. "La solución al problema la tenemos que dar ahora, y en eso estamos", dijo Blanco.

El Gobierno central y Montilla también armonizaron su discurso sobre el trasvase del Ródano, que el Gobierno catalán rechaza por ser un proyecto a 15 años vista, pero que José Luis Rodríguez Zapatero se propuso estudiar para contentar a CiU en el discurso de investidura. El presidente de la Generalitat habló ayer sobre este proyecto con el ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, y desmintió tajantemente que el proyecto ya esté en marcha. "El ministro Moratinos me ha llamado esta mañana para decirme que no ha mantenido ningún contacto con el Gobierno francés. Estamos trabajando juntos para que tengamos agua en octubre", enfatizó Montilla. En la misma línea se pronunció José Blanco: "Podemos estudiar este tema que se pone encima de la mesa, pero no podemos confundir a la gente, en el sentido de decirle que ésta es la solución al problema, la solución al problema la tenemos que dar ahora".

La política hídrica favorable a los trasvases entre cuencas que defiende la Generalitat valenciana y que el Gobierno catalán rechaza recibió ayer el apoyo del Comité de las Regiones de la Unión Europea, que aprobó, durante la sesión plenaria celebrada en Bruselas, el Informe Camps. El documento, junto con otros, servirá de orientación para las futuras políticas comunitarias contra la sequía. Los socialistas europeos, entre los que se encontraban los representantes de Cataluña, Aragón, Baleares, Castilla-La Mancha y Galicia, votaron en contra del texto, pero no lograron frenarlo.

Eso sí, en el debate se introdujeron un total de 43 enmiendas, algunas de las cuales establecen condiciones para poder llevar adelante los trasvases. El dictamen considera positivos "los trasvases de recursos excedentes y otros intercambios de agua entre sistemas dentro de cada uno de los Estados como medidas de articulación de la solidaridad en materia del agua"; pero establece la siguiente condición: "Siempre que quede garantizada la mejora del medio ambiente, la calidad de las masas de agua, la recuperación de los acuíferos y los caudales ecológicos".

La representante del Gobierno catalán en la reunión, Anna Terrón, rechazó el informe y defendió la desalinización.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 11 de abril de 2008