El nuevo centro de Valdemoro manda a los enfermos mentales a la privada

El hospital Infanta Elena de Valdemoro, que abrió sus puertas las pasadas navidades, mantiene subcontratado el servicio de ingresos hospitalarios para enfermos mentales con una clínica de Ciempozuelos, que gestiona la orden religiosa de San Juan de Dios. Los pacientes que sufren crisis agudas y precisan de hospitalización son trasladados hasta el centro privado. Así lo reconoció ayer, tras una denuncia del Partido Socialista, un responsable de la empresa Capio, que gestiona a su vez el hospital de la localidad.

"La Unidad de Salud Mental es un servicio muy especializado y tras la puesta en marcha del centro no teníamos capacidad para asumir el ingreso de este tipo de pacientes, por lo que, en una primera fase, hemos preferido contar con una clínica que tiene una importante trayectoria en este tipo de atención", explicó un portavoz de Capio. Desde la puesta en marcha del hospital, hasta 27 pacientes han sido derivados a la clínica.

Más información
Galletas con azúcar a un bebé diabético

El Infanta Elena asegura además que no tendrá en funcionamiento su propio servicio de ingreso para pacientes de salud mental hasta finales del verano o comienzos de otoño, "cuando esté lista el área de hospitalización y preparado el personal".

Tanto la Asociación de Enfermos Mentales de Valdemoro como el PSOE de la localidad criticaron ayer esta situación y culparon a la Consejería de Sanidad de "la inestabilidad en la atención a estos enfermos".

"Esperanza Aguirre ha delegado sus responsabilidades en manos privadas, las cuales están más preocupadas en la obtención de beneficios que en el bienestar de los ciudadanos", explicó la portavoz socialista en el Ayuntamiento de Valdemoro, Margarita Peña.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La presidenta de la Asociación de Enfermos Mentales del municipio, Concepción Tamayo, criticó "los constantes cambios" que se han producido en la atención a estos pacientes desde la puesta en marcha del Infanta Elena.

Un pasillo del hospital Infanta Elena de Valdemoro.
Un pasillo del hospital Infanta Elena de Valdemoro.PAULA VILLAR

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS