Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un gay iraní consigue que Grecia le conceda asilo

Álex, un gay iraní, ha salvado la vida. Después de dos años de trámites, y tras una intensa campaña de las asociaciones de homosexuales, el Gobierno de Atenas ha decidido concederle el asilo para que no tenga que volver a su país.

Para la medida han sido decisivos dos aspectos: el testimonio del novio de Álex, un ciudadano griego, y el relato -que, al final, las autoridades han considerado cierto- de las torturas que durante 45 días sufrió antes de dejar su país. Por si acaso, el joven sigue ocultando su identidad.

El caso de Álex también se ha visto beneficiado por el de Seyed Mehdi Kazemi, otro muchacho iraní que está desde hace un mes en un centro de refugiados de Holanda, desde donde ha conseguido que el Reino Unido -el país en el que vivía- reconsidere su decisión de deportarle. No son los únicos. Según la web de información gay dosmanzanas.com han habido casos parecidos en Francia (el de una lesbiana, My-riam) y otro gay en el Reino Unido, Pegah.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 3 de abril de 2008