Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zapatero planea un Gobierno con el objetivo de renovarlo en dos años

La presidencia española de la UE dividirá en dos etapas la gestión del Gabinete

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, planea un Ejecutivo con la vista puesta en los dos próximos años, hasta 2010, cuando España asumirá la presidencia semestral de la Unión Europea y horizonte en el que se habrá superado el ciclo de desaceleración económica a juicio de los expertos, según señalan dirigentes socialistas. Algunas fuentes afirman, incluso, que el vicepresidente segundo del Gobierno, Pedro Solbes, se habría comprometido, en principio, con el presidente José Luis Rodríguez Zapatero a dirigir la política económica del Ejecutivo hasta esas fechas. Pero tanto fuentes próximas a Rodríguez Zapatero como a Solbes lo negaron ayer.

El Ejecutivo que prepara Zapatero tendrá más perfil técnico que político

También para esas fechas, el ecuador de la legislatura, ya se habrán celebrado las elecciones europeas y faltará un año para los comicios municipales y autonómicos, que marcan el tramo final de la legislatura. Dirigentes del PSOE interpretan que ese momento, 2010, sería una buena ocasión para que Zapatero reimpulsara la legislatura.

La continuidad de Solbes entronca con la de la cúpula del Gobierno. Junto a él van a continuar la vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega; el titular de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos; el de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, y previsiblemente el de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, aunque él no lo ha confirmado aún. La excepción es el titular de Defensa, José Antonio Alonso, pero porque ha pasado a otro puesto político clave: la portavocía del Grupo Socialista en el Congreso.

En otros ministerios sectoriales también habrá continuidad porque hace tan sólo ocho meses, en julio de 2007, Zapatero hizo una remodelación en la que puso al frente de Administraciones Públicas a Elena Salgado; a Bernat Soria en Sanidad; a César Antonio Molina en Cultura y a Carme Chacón en Vivienda. Alguno de estos ministros puede cambiar de departamento, pero su continuidad en el Gobierno está prácticamente asegurada. También se da el caso de ministros que están en el Ejecutivo desde 2004 y cuya gestión ha resultado muy satisfactoria según el presidente, como es el caso de la titular de Agricultura y Pesca, Elena Espinosa.

Por todo ello, el Gobierno que Zapatero dará a conocer en los próximos días, con altas dosis de continuidad, apunta hacia un horizonte, el de 2010, coincidiendo con la presidencia española de la UE y de previsible superación del ciclo de desaceleración económica, según fuentes socialistas.

Con ese horizonte, responsables del partido consideran que en 2010 podrían abandonar el Gobierno el vicepresidente económico, Pedro Solbes; el ministro de Exteriores, Miguel Angel Moratinos, y el de Justicia, Mariano Fernández Bermejo. En esa fase cambiarían de cometido Alfredo Pérez Rubalcaba, si finalmente sigue en Interior; el portavoz del Grupo Socialista, José Antonio Alonso, y el secretario general del grupo, Ramón Jáuregui.

Para ese momento, el Gobierno ya tendrá despejada otra incógnita que marcará el pulso político de la legislatura: la respuesta del PP a su pretensión de pactar las cuestiones de Estado: lucha contra el terrorismo, poder judicial y política europea. Precisamente para esa tarea, muy política, Zapatero ya ha designado a dos pesos pesados, José Antonio Alonso y Ramón Jáuregui, al frente del Grupo Parlamentario.

A ambos también les corresponderá, en este primer tramo de la legislatura, trabajar en el capítulo de la mejora de la calidad democrática, como la reforma del reglamento del Congreso, para dar más competencias a las Cámaras sobre el control del Ejecutivo y la reforma de la Constitución para hacer del Senado una Cámara territorial y abrir a las mujeres la línea sucesoria en la Jefatura del Estado.

Por contraste, el Ejecutivo con el que Zapatero va a afrontar esta primera etapa de la legislatura tendrá un perfil más gestor que político, muy centrado en desarrollar el importante paquete legislativo procedente de la anterior legislatura, como las leyes de Dependencia e Igualdad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 28 de marzo de 2008