Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Casa, trabajo y 3.000 euros por alumno en un pueblo de Almería

Un Ayuntamiento intenta atraer a familias para no perder su escuela

La brasileña María Aparecida y su marido madrugaron ayer para recorrer 438 kilómetros en taxi, desde Antequera (Málaga) hasta Alcóntar (Almería). Pagaron la costosa carrera para poder acceder a la insólita oferta del Ayuntamiento de Alcóntar, que ofrecía casa, trabajo y una beca de 3.000 euros a la familia que el próximo curso matricule a un hijo en primero o segundo de ESO. La generosa promesa surgió tras comprobar el consistorio que el ciclo de ESO del colegio del pueblo desaparecería al contar con sólo una alumna, cuando el mínimo estipulado por la Junta de Andalucía son cinco niños. "Ninguna familia querría instalarse en el pueblo si sus hijos hacen a diario 40 kilómetros en autobús con sólo diez años", explica el alcalde, Antonio Ramón Salas.

El cupo de cinco alumnos se completó ayer tras acudir a la llamada dos parejas españolas, una ecuatoriana y otra argentina, junto al matrimonio brasileño, que desde el próximo septiembre se instalarán en este pueblo de 800 habitantes. Varios empresarios se han comprometido con el alcalde para contratar a los nuevos vecinos que llegarán en septiembre. El regidor apunta que el pueblo está ante "un problema coyuntural", ya que en tres años habrá una decena de alumnos que cursen ESO en el colegio.

El ecuatoriano Carlos Ramírez realizó ayer la preinscripción de sus cuatro hijos en el colegio y visitó con ellos la casa que ocuparán tras el verano.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 26 de marzo de 2008