La Generalitat acelera un plan para fomentar el estudio de ingenierías

Universidades aumentará las becas y firmará acuerdos con empresas

Aquí no aprueba ni Dios. Jesucristo, 4,5, rezaban gráficamente algunas pintadas aparecidas hace años en algunas universidades. Se referían a las carreras de ciencias y a las ingenierías. Estudiar ingeniería ha sido siempre duro y largo. Los ingenieros son necesarios para la sociedad. Pero en Cataluña, el número de estudiantes que eligen estas carreras ha disminuido en muchas especialidades y también en conjunto en las universidades públicas. El descenso preocupa a la Generalitat. El Departamento de Innovación, Universidades y Empresa, que dirige el consejero Josep Huguet, ultima un plan para animar a los estudiantes a cursar carreras de ingeniería.

El plan se basará en varios ejes: incremento sustancial de las becas, campañas de promoción en los institutos y acuerdos con las empresas para potenciar las prácticas y las colocaciones, una vez concluidos los estudios, comentan fuentes del comisionado de Universidades e Investigación, que dirige Blanca Palmada. El objetivo es tener listo el plan antes de la próxima feria Estudia, dedicada a los estudiantes y los docentes, que empieza el próximo día 3 de abril en la Fira de Barcelona.

En Cataluña se pueden cursar hasta 39 titulaciones de las distintas ramas de ingeniería. En las universidades públicas, durante el curso 2006-2007 iniciaron carreras de esta especialidad 30.538 estudiantes, 1.842 menos que en el ejercicio anterior. La caída del número de alumnos interesados en esta materia es evidente si se comparan las cifras de hace siete cursos: entonces fueron 34.355 los alumnos matriculados. Algunas ramas, como ingeniería técnica industrial o la electrónica, registran caídas porcentuales mayores.

Las ingenierías superiores, hasta ahora de cinco años de duración, se alargan en la práctica, a seis años y más, incluyendo el proyecto de fin de carrera, que es obligatorio. La comisionada de Universidades afirma que el problema viene de mucho tiempo atrás. Pocos estudiantes eligen el bachillerato científico que conduce a carreras técnicas.

Universidades ha trabajando con Educación. Este último departamento ha decidido reforzar en su proyecto de decreto de nuevo bachillerato las asignaturas optativas para que los estudiantes puedan iniciar el camino hacia la carrera que deseen. Y ello a costa de algunas horas de materias como Historia y Lengua Castellana y Catalana, que se consideran que deben dominarse antes del bachillerato. Las ingenierías aún no han sido adaptadas al espacio europeo de enseñanza superior, conocido como proceso Bolonia. Las universidades han preferido esperar a que se acaben de definir a final de este año las competencias que tendrán los futuros grados en ingeniería.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 23 de marzo de 2008.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50