Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El español Lucena preside la agencia espacial europea

"En ciencia, la ESA aguanta cualquier comparación con la NASA", afirma

El Consejo de los 17 países miembros de la Agencia Europea del Espacio (ESA) ha elegido, por primera vez, a un español como presidente. Es Maurici Lucena, de 32 años, director general del Centro para el Desarrollo Tecnológico e Industrial (CDTI) desde 2004.

"Los españoles somos muy buenos en ciertos nichos tecnológicos"

El Consejo de los 17 países miembros de la Agencia Europea del Espacio (ESA) ha elegido, por primera vez, a un español como presidente. Es Maurici Lucena, de 32 años, director general del Centro para el Desarrollo Tecnológico e Industrial (CDTI) desde 2004. La presidencia del Consejo, cargo que se ocupa durante dos años prorrogables a tres, supone, "un reconocimiento tanto al incremento del esfuerzo y las contribuciones económicas de España a la ESA en los últimos años, como a su compromiso histórico con la agencia, de la que somos país fundador", declaró ayer a EL PAÍS.

El nombramiento de Lucena, economista barcelonés, se produjo en la reunión que el Consejo celebra estos días en Roma y será oficial hoy. Esta institución es la máxima autoridad de la agencia y compagina sus responsabilidades con las del director general de la misma (el francés Jean-Jacques Dordain). Lucena desempeñará el cargo a partir del 1 de julio.

La ESA tiene retos importantes a corto y medio plazo, como la explotación de sus instalaciones recientemente incorporadas a la Estación Espacial Internacional (ISS). En concreto, el laboratorio Columbus y la nueva nave de transporte ATV. Lucena apuesta por "la prudencia" en las estrategias a seguir: "Estoy a favor de estos programas, pero exigen un esfuerzo enorme tanto financiero como en recursos humanos, y hay que buscar un equilibrio constante para que no queden vacíos de contenido otros programas esenciales de aplicaciones directas al servicio del ciudadano, es decir, el Galileo (el GPS europeo), los proyectos de observación de la Tierra y los de telecomunicaciones".

El futuro jefe del Consejo destaca la importancia del programa científico de la ESA. "Es donde aguantamos perfectamente cualquier comparación con la NASA". Pero defiende para estas actividades "un incremento de presupuesto con matices", y apuesta por un "equilibrio contable" entre todas las actividades de la ESA. Otro reto esencial que afronta la agencia, recuerda, es su relación con la UE, para consolidar y desarrollar la colaboración ya iniciada entre ambas instituciones, por ejemplo para el desarrollo de Galileo.

España aportará 206 millones de euros en 2008 al presupuesto de la agencia espacial, lo que significa un 8% del total. El 20% de ese dinero corresponde a la contribución obligatoria que tiene como país (con esta partida se financia el programa científico). El resto, el 80%, es financiación voluntaria de los programas opcionales de la ESA (sobre todo de observación de la Tierra, telecomunicaciones y misiones tripuladas), cuya participación y cuantía elige cada país a la carta. En 2003, España destinaba 120,2 millones de euros. Con el incremento de su inversión en los últimos años, se ha convertido en el quinto país de la ESA (después de Francia, Alemania, Italia y Reino Unido).

El hecho de que un español presida por primera vez el Consejo de la agencia, consolida el compromiso del país con la ESA, pero no debe suponer ninguna ventaja concreta ni para los científicos españoles ni para la industria, dice Lucena. Subraya así la necesaria neutralidad del cargo entre los intereses de todos los países.

El director del CDTI juzga importante el peso espacial español: "Somos muy buenos en ciencia (en astronomía, en física...) y esto es reconocido y evidente a nivel internacional". Tampoco desdeña el papel de la industria. Ninguna empresa espacial española es contratista principal de un gran proyecto; sin embargo, "las industrias son capaces de desarrollar satélites complejos, en consorcios", cuenta. "Somos muy buenos en nichos tecnológicos como aeroestructuras, antenas y sistemas de control, tanto en tierra como de vuelo", añade.

¿Tras el reciente incremento de la actividad en el sector, se va a crear una agencia española del espacio equivalente a las de otros países? "Por el momento, el asunto no está encima de la mesa", responde Lucena.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 13 de marzo de 2008