Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

La 'PDA' hace volar los datos

La Administración se moderniza para agilizar el escrutinio de las elecciones

La carrera por conocer los resultados de las elecciones de manera más rápida asume hoy un nuevo reto. 760 funcionarios de la Administración del Estado acudirán a los colegios electorales de los diez municipios con mayor número de población de la Comunidad Valenciana provistos de una PDA -agenda electrónica- para transmitir los resultados una vez finalice el escrutinio de las mesas. Inmediatamente, los datos pasarán al Centro de Recogida de Información del Ministerio del Interior, en Madrid, que los procesará para ofrecerlos a la opinión pública. Es la primera vez que los resultados de las elecciones generales se distribuyen con este sistema informático, después de la prueba que se hizo con esos aparatos en las últimas autonómicas. Hasta hoy, el proceso era el siguiente: los datos se transmitían por teléfono y eran recopilados por los telefonistas que, a su vez, los pasaban a los funcionarios encargados de volcarlos en el ordenador central.

Es la primera vez que se utiliza este moderno sistema de transmisión

En total, la Delegación del Gobierno en la Comunidad Valenciana ha movilizado a más de 7.500 funcionarios para desempeñar diversas funciones relacionadas con el proceso de datos durante la jornada electoral. 413 de ellos se concentrarán en la sede central. El resto, se reparten entre representantes de la Administración, que son los que coordinan el funcionamiento de los 6.313 colegios electorales repartidos por todo el territorio valenciano, y los transmisores de datos, provistos de la PDA.

Luis trabaja en una dependencia del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales de Valencia. Cuando, en su centro de trabajo, pidieron voluntarios para trabajar el día de las elecciones, no lo dudó. "Siempre viene bien el dinero que pagan por realizar esa labor", afirma antes de matizar que, en esta ocasión, no le han confirmado la cantidad de cobrará por ser la correa de transmisión de los datos de un colegio electoral. En anteriores citas electorales, en las que también participó, le pagaron 150 euros por un día de trabajo. "No es un trabajo muy intenso, pero tienes que estar todo el día al loro", dice. Luis estará a las ocho de esta mañana en el colegio que le han asignado para enviar la información sobre la constitución de su mesa, volverá a las dos de la tarde para pasar el primer avance de participación, una información que repetirá cuatro horas más tarde, y, a partir de las ocho de la tarde, tendrá que estar presente en el escrutinio para dar el resultado a través de una PDA que tiene en su poder desde hace tres semanas. Entonces acaba su trabajo, aunque ha de estar disponible, por si surge alguna incidencia, hasta medianoche, y empieza el de los grabadores, quienes pasan la información que les llega de las actas de los colegios electorales a un ordenador. Este trabajo, que está mejor retribuido (algo más de 400 euros), es fundamental para gestionar todo el proceso de cómputo de votos, por lo que Delegación de Gobierno realiza una selección exhaustiva de aquellos funcionarios que están mejor preparados para desempeñarlo.

La Comunidad Valenciana contará con 6.312 mesas electorales -un 10,48% más que en 2004- repartidas en los 2.181 colegios electorales ubicados en los 542 municipios. En la provincia de Valencia habrá 3.088 mesas electorales -cifra superada solo por Madrid y Barcelona- en 1.126 colegios que se abrirán en los 266 municipios de la circunscripción. En la de Alicante habrá 2.467 mesas en los 718 colegios de los 141 municipios que conforman la circunscripción, lo que la sitúa como la cuarta provincia de España con mayor número de mesas. Finalmente, los ciudadanos de la provincia de Castellón podrán acudir a votar a alguna de las 757 mesas que se instalarán en 337 locales electorales en 135 municipios.

Las 6.312 mesas serán atendidas por 18.936 personas, en calidad de presidentes o vocales: 9.264 en Valencia, 7.401 en Alicante y 2.271 en Castellón.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 9 de marzo de 2008