Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los estudiantes universitarios, en pie de guerra contra los cambios de Bolonia

"La niña de Rajoy irá a la privada". "Fuera los mossos de la Universidad", "No, no, no a la privatización". Con estos gritos y eslóganes unos 5.000 estudiantes universitarios se manifestaron ayer durante más de tres horas en Barcelona contra la armonización europea de los estudios universitarios, conocida como proceso de Bolonia.

La marcha, convocada por la Plataforma Movilizadora en Defensa de la Universidad (PMDUP), partió de la plaza de la Universitat y acabó en el Pla de Palau. Los Mossos d'Esquadra acordonaron todo el trayecto -desde la plaza de la Universitat, pasando por la calle de Pelai, plaza de Catalunya, Via Laietana y paseo de Isabel II, hasta el Pla de Palau- para evitar que los manifestantes se desviaran del recorrido. Hubo momentos de tensión y una carga policial cuando algunos jóvenes intentaron desviarse hacia La Rambla y los agentes lo impidieron.

La jornada de huelga tuvo un seguimiento desigual. Hubo mayor incidencia en algunas facultades de Barcelona -Física y Química (UB), Geografía e Historia (UB), Letras (UAB)- y menos en las universidades de Lleida, Tarragona y Girona.

El proceso de Bolonia que los estudiantes critican cambia la estructura de las carreras y la forma de trabajar de alumnos y profesores. Se crean grados en lugar de las actuales diplomaturas y licenciaturas, la mayoría de cuatro años, y posgrados o masters, de uno o dos cursos. Los estudiantes dicen que el grado quedará devaluado y que deberán hacer masters a precios de mercado para dar valor a sus títulos. "Se trata la educación como mercancía y no como derecho social", reza el comunicado de los convocantes a la marcha. El futuro grado "tendrá contenidos devaluados sin casi atribuciones y especializaciones", añade.

También critican los estudiantes que la forma de trabajar prevista, basada más en prácticas y tutorías y no tanto en las actuales clases magistrales, impedirá seguir adecuadamente sus carreras a los estudiantes que trabajan. El proceso de Bolonia también quiere potenciar la movilidad de los estudiantes. Se pretende que se puedan seguir cursos en un país y continuarlos en otro. Tras la marcha estudiantil, la asociación que agrupa a las universidades públicas catalanas, la ACUB, defendió el proceso de Bolonia. "La convicción de desarrollar un espacio universitario europeo nos permitirá construir una Cataluña y una Europa basadas en el conocimiento, la ciencia y la cultura (...) y en el acceso amplio y equitativo de los ciudadanos a la educación superior", destacó el comunicado de las universidades."Disculpen las molestias. Estamos trabajando". Con esta pancarta y unas infranqueables vallas metálicas, los estudiantes de la UAB bloquearon ayer por la mañana, el acceso al campus desde la estación de los Ferrocarrils de la Generalitat. Los estudiantes volvieron a pedir la dimisión del rector, Lluís Ferrer, en protesta por el desalojo por la fuerza el pasado martes de medio centenar de alumnos que se habían encerrado en la Facultad de Filosofía y Letras. "No vamos a descansar hasta que dimita", dijo el portavoz de los estudiantes, Aitor Moreno. El adjunto del vicerrector de Estudiantes de la UAB, Martí Marín, partidario de seguir negociando con los estudiantes antes de pedir la actuación de los mossos, dimitió tras la actuación policial.

El decanato de Filosofía y Letras de la UAB señaló que se intentó negociar con los estudiantes que ocuparon la facultad, pero que éstos se negaron a llegar a cualquier acuerdo. "Amenazaron e intimidaron a algunos profesores y personal administrativo" y "utilizaron mobiliario de la facultad para levantar barricadas".

En la facultad de Geografía e Historia de la UB, ubicada en el Raval, grupos de estudiantes llevan tres días impidiendo el acceso a las aulas y dar clases. Si persiste esta actitud, la UB tomará medidas para garantizar las clases, dijeron fuentes consultadas de esta universidad.

El consejero de Innovación Universidades y Empresa, Josep Huguet, y la comisionada, Blanca Palmada, dijeron ayer compartir con los rectores el compromiso de trabajar por una Universidad pública de calidad". También dieron apoyo al rector de la UAB, Lluís Ferrer, y a su equipo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 7 de marzo de 2008