Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lucha interna en la patronal francesa por los fondos secretos

El Medef, la patronal francesa, se halla enzarzada en una auténtica guerra interna que enfrenta a lo que podría etiquetarse de vieja guardia, los representantes de los sectores de la industria pesada, con los representantes de la nueva economía que controlan ahora la dirección a través de Laurence Parisot.

El fondo de la batalla es el episodio protagonizado por Denis Gautier-Sauvagnac, representante del sector de la industria metalúrgica (la UIMM), que supuestamente distribuyó 19 millones de euros entre 2000 y 2007 de las cajas de solidaridad empresarial "para fluidificar las relaciones sociales", según sus propias palabras. La intervención judicial y el registro policial de sus oficinas, donde se encontraron más de dos millones de euros en efectivo, provocaron la dimisión de Gautier-Sauvagnac y su procesamiento.

El descubrimiento esta semana de que el hombre de la UIMM habría recibido un millón y medio de euros como indemnización por su despido, así como la garantía de que la UIMM correrá con todos los gastos legales que pudieran derivarse de su trabajo, ha relanzado el pulso entre los dos sectores de la patronal. Y ha puesto en evidencia que lo que se compra con este acuerdo es el silencio de Gautier-Sauvagnac, y por tanto nunca se sabrá quiénes han sido los beneficiarios de estos fondos. Su origen, según unos, está en las huelgas de 1968, y según otros, en el arranque de la guerra fría, para frenar el comunismo en los sindicatos.

Parisot, que llegó a la cúpula de la organización hace tres años después de trabajar en una empresa de comunicación, ha querido aprovechar el escándalo para reducir el peso de la UIMM en el Medef. Quieren distanciarse así de unas prácticas que, según insisten los protectores de Gautier-Sauvagnac, eran "habituales". Ayer la jefa de la patronal pidió sin éxito a los representantes de la UIMM que renunciaran a una importante parcela de poder en la organización.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 5 de marzo de 2008