China reformará a fondo el Gobierno en su año olímpico

El Partido Comunista se propone 'adelgazar' la Administración

El Gobierno chino celebra a partir de mañana una de las sesiones anuales de la Asamblea Popular Nacional más importantes de los últimos años. Pekín va a llevar a cabo una profunda remodelación de las estructuras del Gobierno, con la llegada de nuevas caras y la disminución del número de ministerios. El cónclave se produce cuando el Partido Comunista Chino (PCCh) tiene en marcha un delicado proceso para reducir las desigualdades originadas por tres décadas de reformas, cuando la inflación se encuentra en máximos históricos, y cuando los ojos del mundo están enfocados en China ante los Juegos Olímpicos de Pekín el próximo agosto.

Más información
El gasto militar de China aumenta cerca del 18%

La reunión política más importante que tiene lugar cada año en el país asiático llega pocos meses después del XVII Congreso del PCCh, del pasado octubre, en el que el presidente, Hu Jintao, y el primer ministro, Wen Jiabao, consolidaron su poder y dieron entrada en la Permanente del Politburó -el órgano de máximo poder del partido, de nueve miembros- a sus potenciales sucesores dentro de cinco años: Xi Jinping y Li Keqiang, respectivamente.

La sesión parlamentaria -que se celebra en medio del secretismo habitual, con las banderas rojas ondeando en los edificios oficiales de la capital y miles de policías, de uniforme y paisano, patrullando las calles- refrendará a Hu y Wen en sus puestos y aprobará, previsiblemente, el nombramiento de Xi, de 54 años, como vicepresidente, y el de Li, de 52, como viceministro primero. Xi Jinping fue designado recientemente máximo responsable de la organización de los Juegos Olímpicos, lo que da una idea de la importancia que otorga el Gobierno a un evento con el que pretende mostrar al mundo el progreso que ha experimentado China desde que Deng Xiaoping lanzó el proceso de apertura, en diciembre de 1978.

La reforma del Consejo de Estado (el Ejecutivo) incluirá la reducción del número de ministerios de los 28 actuales a unos 21, según ha publicado la prensa local, y la creación de varios superministerios, que afectará a las áreas de transporte, medio ambiente, industria y quizás energía. La reorganización incluye un plan para modernizar la Administración.

Por el lado de los cambios políticos, habrá avances, pero no grandes saltos adelante. El Gobierno ha admitido que debe "profundizar la reforma del sistema político", aunque cualquier paso en este sentido lo dará de forma progresiva y en el marco del monopolio del PCCh.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Como telón de fondo de la Asamblea están los esfuerzos de Hu y su equipo de impulsar un crecimiento más equilibrado y respetuoso con el medio ambiente, y de poner freno a la corrupción y los abusos sobre las clases más desfavorecidas, que se han convertido en una amenaza para la propia supervivencia del PCCh. Todo dentro de un guión escrito de antemano, en el que hay poco lugar para las sorpresas, ya que las decisiones sobre lo que se debatirá a lo largo de las dos semanas de cónclave han sido tomadas previamente por el PCCh.

El dirigente Xi Jinping, en la Conferencia consultiva política del pueblo chino.
El dirigente Xi Jinping, en la Conferencia consultiva política del pueblo chino.REUTERS

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS