Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El gasto militar de China aumenta cerca del 18%

El año pasado hizo un incremento similar y puso en guardia a los países occidentales.- Rebrota la tensión diplomática con EE UU por un informe del Pentágono que acusa a Pekín de desarrollar tecnología espacial contra sus adversarios

El gasto militar previsto por China para este año ascenderá a 417.769 millones de yuanes (38.700 millones de euros), es decir un 17,6% más que hace un año, según han anunciado hoy fuentes del Parlamento chino, que iniciará mañana su reunión anual y se encargará de ratificar el presupuesto.

Las Fuerzas Armadas chinas son las más grandes del mundo con un número de soldados que supera la barrera de los dos millones. Según fuentes gubernamentales, este incremento en el gasto militar espera mejorar las condiciones del personal y compensar el impacto que ha supuesto la subida del petróleo, además de aumentar las prestaciones para el entrenamiento de los militares chinos. El portavoz del Parlamento, Jiang Enzhu, ha dicho que el gasto fiscal total del año es "ligeramente menor que en años anteriores".

Sin embargo, el incremento es similar al registrado en 2007, cuando el Gobierno chino anunció que el gasto militar experimentaría una inyección del 17,8%, el mayor aumento en una década. Numerosas potencias, entre ellas EE UU, se pusieron entonces en guardia y alertaron sobre lo que consideraron un incremento desmedido. Expertos occidentales opinan que la cifra oficial ofrecida por el país asiático es menor al gasto real chino. Según estos cálculos, la partida extraoficial podría ser el triple. Oficiales chinos se defienden diciendo que el aumento ordinario es bastante inferior al presupuesto para Defensa de EE UU.

Tensión diplomática

El anuncio, sin embargo, se produce justo después de que EE UU haya hecho público un informe en el que asegura que el país asiático está desarrollando sistemas para limitar o neutralizar y atacar la tecnología espacial de sus adversarios.

En su estudio, el Pentágono señala que el Ejército de Liberación Popular chino "está desarrollando la capacidad de atacar unidades de un adversario en el espacio". El dossier añade que hay muchas intrusiones en redes informáticas mundiales, incluidas algunas del Gobierno de EE UU, que podrían tener su origen en el Ejército chino con el objetivo de "desarrollar capacidades para la guerra ciberespacial".

El portavoz parlamentario chino se ha defendido de la acusación estadounidense: "China se ajusta a una política defensiva. Sus limitadas Fuerzas armadas tienen el único fin de garantizar su independencia, soberanía e integridad territorial. China no representa ningún amenaza para ningún país". Asimismo, Pekín rechaza las denuncias de Washington que acusan al país asiático de no dar detalles sobre sus planes de modernización que suponen un riesgo para la estabilidad de Asia.