Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

"Nos cierran el chiringuito"

El hospital Virgen de la Torre de Vallecas clausura parte de sus servicios

A rey muerto, rey puesto. O en este caso, al revés. Mientras Esperanza Aguirre inauguraba el hospital Infanta Leonor en Vallecas, el antiguo centro sanitario del barrio, el Virgen de la Torre, vivía el último día de trabajo en buena parte de sus servicios. El antiguo hospital colocó el candado ayer a los cinco quirófanos, la unidad de endoscopias digestivas, dos de las cuatro plantas del centro y las urgencias de atención en puerta. El cierre provocó una manifestación por las calles de Vallecas que congregó a unas mil personas. Gritaban en favor de la sanidad pública y en contra de la presidenta regional.

Pedro Asegurado, médico en el Virgen de la Torre durante los últimos 26 años, contaba, un par de horas antes de la protesta, su parecer acerca del desmantelamiento del centro sanitario. Con tono pausado, didáctico incluso, explicaba la enorme importancia que tiene el centro sanitario de Vallecas. "Es un sitio que está a medio camino entre un hospital grande y un ambulatorio. El Virgen de la Torre cumple una función importantísima que precisamente sirve para evitar la saturación en un gran hospital", comentaba.

Un grupo de celadores aseguraba que el sentimiento general en el hospital es de tristeza. "Nos quieren quitar el chiringuito, así que imagínate cómo estamos", decía uno de ellos. María Jesús y Mónica, enfermeras de quirófano, vivían su última jornada de trabajo en sus puestos de trabajo. La primera marchará a un ambulatorio. La segunda, reubicada dentro del hospital. "Estoy muy triste porque a mí lo que me gusta es el quirófano", decía Mónica.

Ángel Navarro, portavoz en defensa del Virgen de la Torre y enfermero del hospital, argumentaba: "Se supone que cuando abren algo es porque hay necesidad. No tiene sentido que sea para cerrar otra cosa". Según Navarro, "las 125 camas del hospital son imprescindibles para los vecinos de Vallecas". Lo mismo que opinaban otros vecinos que protestaban por el barrio.

El consejero de Sanidad, Juan José Güemes, desmintió el cierre. "No sólo no se va a desmantelar, sino que se va a mejorar, especialmente en las áreas de hospitalización, diagnóstico y consultas especialistas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 1 de marzo de 2008