Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La OMS alerta del riesgo de una epidemia de tuberculosis sin cura

Con casi 500.000 nuevos casos al año, la Organización Mundial de la Salud (OMS) alertó ayer de que la tuberculosis resistente (bautizada como MDR, multi-drug resistant, en su acrónimo en inglés), de no controlarse, puede degenerar a su vez en una epidemia de tuberculosis extremadamente resistente (XDR), letal, para la que apenas hay tratamiento. Un total de 45 países del mundo han comunicado ya al menos un caso de XDR, de acuerdo con un estudio presentado ayer por la OMS.

El trabajo ha recopilado datos de 81 países entre 2002 y 2006. Unos 9 millones de personas desarrollan la enfermedad cada año, de las que mueren 1,7 millones. Si bien la incidencia de la epidemia disminuyó un 1% en 2006, este aparente logro podría ponerse en entredicho de no frenar la nueva epidemia de MDR, una tuberculosis inmune al menos a dos medicamentos y que requiere tratamientos de segunda línea, cien veces más costosos. El porcentaje de curación está en el 65%.

Los tratamientos no finalizados son los responsables de los brotes de tuberculosis resistentes. La antigua Unión Soviética es el epicentro de la epidemia: en Azerbaiyán, el 22,3% de los tuberculosos son casos de MDR; en Moldavia, el 19,4%. Pero el número también es preocupante en China e India. La mitad de los tuberculosos con MDR se encuentran en estos dos países. Otra zona de preocupación es África, donde la tragedia viene de la mano de la coinfección con el VIH.

Si bien en los países de Europa Occidental -entre ellos España- o EE UU la incidencia de MDR es mínima, los expertos alertan de que, dadas las olas migratorias, no se debe bajar la guardia: "Los inmigrantes no llegan enfermos, desarrollan la enfermedad en el país receptor. Hay que asegurar que los emigrantes tienen acceso a diagnóstico y tratamiento", decía ayer Ernesto Jaramillo, representante del plan Stop TB de la OMS.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 27 de febrero de 2008