Javier Bardem consigue el Oscar

"Esto va por los cómicos de España que llevaron la dignidad a nuestro oficio"

Divertido, exultante, rápido en el hablar, y por supuesto, feliz. Javier Bardem (Las Palmas de Gran Canaria, 1969), se convirtió esta madrugada en el primer intérprete español en ganar un Oscar y lo hizo por su interpretación de un asesino diabólico en No es país para viejos, de los hermanos Coen. La hora: 3.20 en la Península, nueve menos en la costa oeste de Estados Unidos. Sentado entre Jack Nicholson (un amuleto en esta gala de la que es habitual) y su madre, Bardem saltó al escenario y prometió hablar rápido sin perder el tono del discurso. "Agradezco este galardón a los hermanos Coen, al reparto, a todos mis compañeros". Y en ese momento el intérprete decidió dejarse de formalidades para contar en español lo que realmente sentía y quería decir: "Mamá, esto va por ti, por los abuelos Rafael y Matilde. Va por los cómicos de España que llevaron la dignidad y el orgullo a nuestro oficio. Esto es para España".

Hollywood premia por primera vez a un intérprete español

Bardem se olvidó de la distancia y escepticismo con los que había vivido este proceso hasta el inicio de la ceremonia. El actor ya estuvo nominado en 2001 por la película Antes que anochezca. Fue entonces también el primer actor en conseguir la candidatura. Penélope Cruz tomó el relevo de intérpretes españoles que han llegado hasta el patio de butaca del Teatro Kodak al ser seleccionada el año pasado como mejor actriz protagonista por Volver, de Pedro Almodóvar.

Tras una racha increíble y merecida de galardones rematada con el Bafta y el Globo de Oro al Mejor Actor Secundario, Bardem se llevó la estatuilla de Hollywood derrotando a rivales como Hal Holbrook, candidato por Hacia rutas salvajes; Casey Affleck, finalista por El asesinato de Jesse James por el cobarde Robert Ford; Philip Seymour Hoffman, en el quinteto gracias a La guerra de Charlie Wilson y Tom Wilkinson, el seleccionado por Michael Clayton. Estos dos rivales alabaron la labor de Bardem ya en la misma alfombra roja. "Es un trabajo cojonudo. Deberían estar muy orgullosos en España de tener un actor con la calidad y de los registros de Javier", confesó Wilkinson. A su vez, Hoffman reconoció la dificultad de batir al actor español: "Es una interpretación estupenda. ¿Qué más puedo añadir?". Hasta George Clooney, uno de los actuales grandes de Hollywood, se paró a reconocer que este personaje de Anton Chigurh, el violento asesino de No es país para viejos, merecía tamaña recompensa. "Es muy grande. ¿Has bebido alguna vez con Javier? Tumba a todo el mundo, a mí incluido, igual que su interpretación".

Bardem llegó acompañado al teatro Kodak de un grupo de amigos, de fans irredentos que le habían montado la fiesta ganara o no. "Es uno de mis mejores amigos y vamos a montarla a lo grande", aseguró Juan Carlos Vellido, intérprete y uno de los apoyos emocionales de Javier. Hasta Julian Schnabel, director y candidato por La escafandra y la mariposa, dijo estar más nervioso por el triunfo de Bardem, "porque se lo merece, porque ojalá lo hubiera ganado conmigo, y pienso en él y no en mi película Antes que anochezca [filme por el que ya estuvo nominado en 2001], y porque es uno de los más grandes que hay en España y en el mundo".

Por supuesto, a este triunfo asistieron también Carlos, el hermano, y Pilar Bardem, la madre de Javier. Entraron juntos, él con un esmoquin prestado por Javier y ella con un traje "de rebajas de El Corte Inglés" y buscaron una palabra para definir al actor canario: "Cojonudo".

"Que Dios reparta suerte", bromeó el intérprete español en la alfombra roja. En una breve entrevista con la cadena ABC, Bardem fue preguntado si, dada la perfección con la que ha interpretado a un asesino despiadado en No es país para viejos, tiene algo de diabólico en su interior. "Por ahí está mi madre, ella lo podrá decir", contestó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 25 de febrero de 2008.

Lo más visto en...

Top 50