_
_
_
_
_
Reportaje:

La inversión exterior sí cree en España

Siete de cada diez empresas extranjeras instaladas en España ampliarán su inversión en 2008 y seis de cada diez el empleo

Ni desaceleración, ni burbuja inmobiliaria. Las empresas extranjeras mantienen a España como uno de los países que ofrecen mayores garantías para ampliar sus inversiones y como centro estratégico de sus proyectos de negocio. Los datos de cierre de 2007 muestran ya una recuperación de la entrada de capitales exteriores en nuestro país, con un crecimiento interanual del 156%, y el 70% de las multinacionales instaladas asegura que va a ampliar sus inversiones en España en 2008.

La crisis de las hipotecas basura de EE UU, la pérdida de aire de la burbuja inmobiliaria y el endurecimiento de las condiciones crediticias no asustan a los inversores extranjeros que siguen apostando, con fuerza, por España como destino de sus proyectos de expansión.

Interés gestiona 222 proyectos extranjeros nuevos en nuestro país con un compromiso de 8.600 millones de euros de inversión
El Banco de España registra un crecimiento de las inversiones extranjeras en España del 156% durante el último ejercicio
Más información
España se convierte en el séptimo receptor mundial de inversión

Una afirmación que puede parecer optimista cuando soplan vientos de desaceleración en Europa y en el conjunto de las economías más desarrolladas del mundo, pero que se sustenta sobre tres pilares sólidos: los planes estratégicos de las propias multinacionales, la recuperación de las cifras reales de inversión extranjera directa en el último ejercicio y la evolución de la cartera de nuevos proyectos que gestiona hoy la Sociedad Estatal para la Promoción y Atracción de las Inversiones Exteriores, Interés Invest in Spain.

Una sociedad estatal que, como explica su consejera delegada, Begoña Cristito, con apenas año y medio de existencia tiene en cartera 227 proyectos de nuevas inversiones extranjeras en España, por un valor superior a 8.600 millones de euros. De ellos, 37 se han ganado ya en 2007, generando un volumen de inversión directa de 2.000 millones.

Nuevos proyectos que han contribuido de forma importante a la recuperación de la entrada de capitales en España, que en los nueve primeros meses de 2007, periodo al que corresponden los últimos datos del Registro de Inversiones Exteriores, alcanzaba un volumen de 2.588 millones de euros, cifra que supone un incremento del 47,5% con respecto a las inversiones extranjeras registradas en los mismos meses de 2006. Un volumen de inversión que no recoge aún la operación de compra de acciones de Endesa por parte de la italiana Enel, que se estima que haya rondado los 21.000 millones.

La recuperación de la inversión exterior se confirma, asimismo, si se toman como referencia los datos de la balanza de pagos del Banco de España que, a diferencia del Registro de Inversiones, incluye también como inversiones los préstamos a empresas relacionadas, la inversión en inmuebles realizada sin intermediación empresarial española y la reinversión de beneficios. Pues bien, el acumulado de todos estos conceptos más la inversión productiva directa alcanzan en la balanza de pagos un importe total de 40.765,9 millones de euros (aquí se recoge ya parte de la operación de Endesa), que suponen un crecimiento interanual del 156,3%.

La inversión extranjera aporta hoy el 33% del PIB y mantiene el 7% del empleo, magnitudes que reflejan su importancia en el conjunto de la economía. Por este motivo, el programa de captación de nuevas inversiones diseñado por Interés y el Ministerio de Industria tiene como eje estratégico de actuación el cambio del modelo de oferta a los potenciales inversores para adaptarla al nuevo esquema competitivo que corresponde a un país que es la octava potencia industrial del mundo.

En esta línea, y frente al esquema tradicional de incentivos fiscales y bajos costes laborales, el nuevo programa de atracción de capital exterior define dos grupos de sectores prioritarios, en función de tres criterios: la capacidad de crecimiento en el conjunto de la economía, la calidad de la inversión como creadora de empleo y de riqueza y el atractivo de España para los potenciales inversores.

Como resultado de la combinación de esos factores el primer grupo aúna a los sectores con mayor potencial de captación de nuevos proyectos de inversión, entre los que destacan las tecnologías de la información y de la comunicación, la energía renovable, farmacia y biotecnología, y la industria medioambiental. En el segundo grupo se incluyen la aeronáutica, automoción, logística, industria agroalimentaria, turismo no residencial y actividad inmobiliaria.

Pero mucho más contundentes que los datos sobre nuevas inversiones son las opiniones expresadas por los responsables directos de las multinacionales instaladas en España y que aparecen reflejadas en una reciente encuesta, realizada conjuntamente por Interés y la escuela de negocios ESADE, cuyos resultados no pueden ser más concluyentes: el 70% de dichas empresas extranjeras prevé aumentar su inversión en nuestro país durante 2008 y un 63% de ellas asegura que aumentará el empleo durante el actual ejercicio.

Esta expresión de confianza es también la principal conclusión que se desprende del informe España y la crisis del mercado subprime estadounidense. Un estudio elaborado por Interés para el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, en el que se asegura que el impacto directo de la crisis del segmento subprime del mercado hipotecario de EE UU sobre la economía española, en general, y sobre la inversión extranjera, en particular, "será poco significativo". El informe de Interés justifica esta confianza de las empresas extranjeras en el mercado español en dos razones: la primera, porque en Estados Unidos el mercado de titulización de activos difiere mucho del español, donde "el riesgo, o buena parte de él, permanece en el balance y, por ello, el banco tiene incentivos adecuados para seguir aplicando una política de concesión de crédito rigurosa". Y, en segundo lugar, conviene resaltar que en el mercado crediticio español no hay un segmento equivalente al subprime de EE UU y "las entidades de crédito están suficientemente preparadas para afrontar los potenciales riesgos e incertidumbres de la actual coyuntura".

El trabajo de la sociedad estatal constata que, con datos del Banco de España, los riesgos que las entidades españolas mantienen directa o indirectamente relativos a los mercados subprime representan sólo el 0,03% de sus activos y el 0,68% de sus recursos propios de mayor calidad.

La banca española ha seguido, además, "un modelo de negocio con criterios conservadores en la concesión de préstamos, lo que se refleja en tasas muy bajas de morosidad, gracias también al carácter en extremo prudente de la supervisión del Banco de España". Circunstancias ambas que han reducido el ratio de créditos dudosos sobre el total del crédito existente a únicamente el 0,76% del total.

Por lo que respecta a los posibles efectos indirectos, las conclusiones del informe y las opiniones de las empresas extranjeras reflejan que la estabilidad presupuestaria de España y las reformas estructurales emprendidas durante los últimos dos años, recogidas en el Plan Nacional de Reformas, "nos sitúan en unas condiciones muy favorables para afrontar con éxito la situación mundial".

Multinacionales presentes en España, como BP, siguen confiando en nuestro mercado doméstico.
Multinacionales presentes en España, como BP, siguen confiando en nuestro mercado doméstico.CLAUDIO ÁLVAREZ

La energía de BP y el capital de Francia y EE UU

La calidad de las inversiones es uno de los criterios prioritarios de la nueva política de captación de capitales y a él responde el esquema de distribución sectorial y geográfica de los proyectos formalizados por Interés durante el último ejercicio.

Desde el punto de vista sectorial, el 21% de las nuevas inversiones se han dirigido hacia las actividades industriales, seguidas de la informática, la energía y el transporte. Mientras que el origen de las inversiones se concentra en la UE con un 48,90% del total y América del Norte con el 24,67%, siendo Francia con 49 proyectos y EE UU con 39 los principales inversores.

Entre las operaciones, destaca la inversión de 100 millones de euros de la petrolera británica BP para la instalación de una fábrica de módulos fotovoltaicos en Puertollano (Ciudad Real), que permitirá crear 500 puestos de trabajo.

Otros proyectos interesantes son los de la farmacéutica francesa Advanced Acelerador Applications, que va a abrir una planta de medicina nuclear en Aragón; el centro de fabricación y comercialización de un brazalete para la localización de los enfermos de Alzheimer que abrirá Medical Intelligence Tecnologies en Madrid; y la creación del Instituto Español de Gastronomía, con capital británico, para crear un centro de excelencia en Sigüenza (Guadalajara).

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_