Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:CRUCEROS

Barcelona, capital del amarre

Los puertos españoles crecen al son de la moda de los cruceros

La capital catalana sigue ganando terreno al mar, Málaga acaba de finalizar su ampliación portuaria y Valencia será la siguiente. Más la entrada de Bilbao a la lista. Un recorrido por las dársenas más visitadas.

Quizá se haya fijado. En el metro o en una marquesina, en la radio o en el periódico. España se encuentra empapelada de arriba abajo con anuncios y ofertas "especiales" de cruceros. La temporada 2008 de uno de los sectores más boyantes del turismo se presenta con una tendencia arrolladora: el número de cruceristas de este país crece a un ritmo de entre el 15% y el 20%, según estimaban las compañías del mercado en la última edición de la Feria Internacional de Turismo, Fitur. En 2001 se cruzó por primera vez la barrera de los 100.000 pasajeros. Todo un logro. Las previsiones para 2008 aseguran que el número de pasajeros nacionales que surcarán las aguas del Mediterráneo, o más allá, rozará el medio millón. Una cifra nada desdeñable si tenemos en cuenta que unos 16 millones de personas en todo el mundo eligen este tipo de turismo al año.

Buenos aires para una industria aún sin freno. Porque España no es sólo un punto de embarque. Salimos mucho de crucero, cada año más. Pero el país se ha convertido a su vez en el segundo destino para los cruceristas en Europa, con 2,6 millones de visitas a puertos españoles en 2007. Sólo Italia, cuna europea del turismo de a bordo, se encuentra por delante. Cuando el pasado viernes 15 de febrero el capitán del Costa Serena se aproximaba al puerto de Santa Cruz de Tenerife, llevaba en cubierta a 3.200 turistas alemanes e italianos. Nos encontramos en pleno invierno, pero en la isla apenas existe estacionalidad. Esto explica en parte las 370.000 visitas que recibió el año pasado el puerto tinerfeño, situándose como el tercer puerto español, por detrás de Barcelona y Palma de Mallorca, según el informe Contribución de Europa al sector de cruceros, elaborado por el Consejo Europeo del Crucero. El estudio añade: el gasto medio del crucerista en cada puerto ronda los 45 euros. Una cifra muy golosa a la que habría que añadir el mantra más recitado por las autoridades portuarias: "Una vez que los cruceristas vienen, si todo sale bien, repiten".

Estas palabras se oyen sobre todo en Barcelona, el puerto europeo con mayor tráfico de viajeros: el año pasado se contaron 1,7 millones de cruceristas (casi un 26% más que en 2006), que llegaron a bordo de 820 buques. A estas visitas se podrían suman además otros 1,1 millones de personas que llegaron en transbordadores desde otros puertos, sobre todo, españoles e italianos. La práctica totalidad de los barcos turísticos que navegan por el Mediterráneo occidental ya tienen a Barcelona como escala o puerto base. Y creciendo. Así que, día a día, todo se le va quedando pequeño. Barcelona ocupa el noveno lugar del mundo en número de cruceristas, detrás de ocho puertos caribeños a cuya cabeza se sitúa Miami.

Nuevas terminales

El año pasado ya inauguraron una nueva terminal privada, Palacruceros, desde donde salen y donde descansan los barcos de la compañía italiana Costa Cruceros. Pero soñando con buques gigantescos -los futuros megacruceros-, Creuers del Port de Barcelona, la empresa encargada de la gestión de las terminales de cruceros, decidió demoler en 2006 la antigua terminal A. Para levantar una nueva, mayor, el doble de grande, y mejor equipada. Visión de futuro.

En abril, según informan desde la Autoridad Portuaria, las obras habrán finalizado. Y entrarán en uso los 6.200 metros cuadrados con todo tipo de servicios: bares, restaurantes, tiendas (libres de impuestos) y bus lanzadera al centro de la ciudad, a dos kilómetros, su mayor atractivo. Todo pensado para asegurar que los pasajeros no se mezclan con camiones, carretillas y maleteros. La seguridad, cuestión capital, también se ha tenido muy en cuenta: policía de inmigración, detectores de metales y máquinas de rayos-X. "En realidad, será como un gran aeropuerto, pero al lado del mar", comenta un portavoz de Port de Barcelona.

No existe mejor forma de inaugurar la temporada. Bueno, sí: llevar a buen puerto las negociaciones con el Gobierno autónomo de Hong Kong que empezaron a finales de 2007. La idea es que los turistas chinos puedan recorrer el Mediterráneo en un crucero que salga desde Barcelona. Y la Organización Mundial de Turismo avisa: 200 millones de chinos viajarán al extranjero en 2020.

En Málaga no quisieron quedarse atrás y se pusieron manos a la obra hace unos años. Tarea cumplida. El 23 de diciembre pasado quedó inaugurada la primera fase de la nueva estación marítima, con una flamante terminal de pasajeros pensada para un futuro prometedor. Se habló en aquel acto, entre brindis y discursos, de cómo una obra de esas características impulsaría la llegada de grandes cruceros. A los tres días, Málaga recibió la visita del Queen Victoria (Cunard), uno de los barcos más lujosos del mundo, botado apenas dos semanas antes. Toda una declaración de intenciones para días venideros. En 2007, Málaga fue el cuarto puerto español con más visitas (240.000), pero el segundo de la Península. Para 2008, las perspectivas no pueden ser mejores: ya tienen previstas 256 escalas, y el Queen Victoria volverá a finales de año. El objetivo declarado, rozar la barrera psicológica de los 400.000 cruceristas en 2010.

El futuro de Levante

En Valencia, donde este año esperan 170 escalas, los cruceros turísticos empiezan a tener peso. Con la Ciudad de las Artes y las Ciencias y el remozado que trajo consigo la Copa del América celebrada el verano pasado, la capital levantina suena ya en la cabeza de muchos turistas (y de las navieras). Por el momento, transbordadores y cruceros compartían sitio. Y cuando el año pasado pasó por allí el Queen Elizabeth 2 (Cunard), de proporciones titánicas, hubo que darle amarre en el puerto comercial. Por eso, en marzo comienzan unas obras con las que pretenden cambiar el panorama, según la Autoridad Portuaria: "Levantaremos una o dos terminales para cruceros".

En Bilbao, donde el primer crucero llegó con el Museo Guggenheim, ocurre algo similar. Las cifras aún son tímidas, pero, como dicen allí, "el norte no se puede comparar". El ritmo de crecimiento es vertiginoso: 20 cruceros en 2007; el doble en 2008. Y acaban de aprobar el proyecto de ampliación del puerto. Un signo más de los tiempos.

GUÍA PRÁCTICA

Autoridad Portuaria de Barcelona- Servicio de atención al cliente: Portal de la Pau, 6. Barcelona.- Teléfonos de información: 933 06 88 49 y 902 22 28 58.- Fax: 933 06 8815.- Web: www.apb.es.Autoridad Portuaria de Málaga- Muelle de Cánovas, s/n. Málaga.- Teléfono: 952 12 50 00.- Fax: 952 12 50 15.- Web: www.puertomalaga.com.Autoridad Portuaria de Bilbao- Campo Volantín, 37. Bilbao.- El muelle de atraque de cruceros se encuentra en Getxo.- Teléfono: 944 87 12 00.- Fax: 944 87 12 08.Autoridad Portuaria de Valencia- Avenida del Muelle del Turia, s/n. Valencia.- Teléfono: 963 93 95 00.- Fax: 963 93 95 99.- Web: www.valenciaport.com.

Más información

(www.europeancruisecouncil.com).Asociación de compañías de cruceros radicada en Bruselas. Publica numerosos estudios y ofrece información detallada sobre el sector y la industria de cruceros en toda Europa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 23 de febrero de 2008

Más información