Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ONU halla nuevas zonas oscuras en el plan nuclear de Irán

Un informe del OIEA dice que Teherán elude responder a asuntos cruciales

Irán ha proporcionado nuevos detalles sobre su programa nuclear a los inspectores del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA), pero no los suficientes como para demostrar que no esté tratando de fabricar armas nucleares. La información facilitada no ha sido "completa y coherente", según el último informe técnico del OIEA. "Éste es un asunto de gran preocupación y crítico para poder hacer un análisis sobre la posible vertiente militar del programa", dice en el informe el director general del OIEA, Mohamed el Baradei.

Los inspectores hacen una descripción más positiva de la cooperación iraní que en anteriores ocasiones, pero al mismo tiempo confirman que Irán está experimentado con tecnología punta para acelerar el enriquecimiento de uranio, todo ello en un claro desafío a las exigencias de la ONU de que ponga fin a su actividad si no quiere enfrentarse a sanciones más duras. Las seis grandes potencias del mundo -EE UU, Rusia, China, Reino Unido, Francia y Alemania- se reunirán el lunes en Washington para estudiar las medidas a adoptar. EE UU se mostró ayer "decepcionado" con la actitud de Irán y anunció que pedirá más sanciones.

El OIEA alega que Irán elude importantes respuestas a informes de inteligencia que apuntan a que intenta encubrir que su actividad nuclear tiene carácter militar, que está realizando pruebas de alta capacidad explosiva y que diseña un misil con cabeza nuclear. Algunos países miembros del OIEA consiguieron supuestas pruebas de esas actividades sospechosas y advirtieron de ello a los inspectores, que a su vez se enfrentaron a los iraníes con las acusaciones.

Sin estas respuestas, dice el informe, no se puede confiar "en la naturaleza exclusivamente pacífica del programa nuclear" de Irán. Una exigencia crucial, dice El Baradei, es que Teherán permita inspecciones instantáneas para verificar que no está desarrollando en secreto la bomba fuera de las instalaciones declaradas para producir energía atómica.

El presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, salió ayer al paso del informe y advirtió a Occidente de las consecuencias que pueden tener las eventuales sanciones que les inflijan, porque su país "está unido y es poderoso". Lo único que conseguirán con su actitud, dijo, es "meterse en problemas". Ahmadineyad aprovechó para aclarar de nuevo que Irán no detendrá sus actividades de enriquecimiento de uranio, porque están encaminadas a la producción de energía eléctrica para poder aumentar las exportaciones de petróleo.

Informe de la ONU

- Irán ha cooperado con el OIEA, pero no lo suficiente.

- La información facilitada no ha sido "completa y coherente".

- No se puede confiar "en la naturaleza exclusivamente pacífica del programa nuclear iraní".

- Teherán debe permitir inspecciones esporádicas para verificar que no está desarrollando en secreto la bomba atómica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 23 de febrero de 2008

Más información