Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sanidade prepara una 'ley seca' en la calle para combatir el botellón

La prohibición de beber alcohol en la vía pública no afectaría a las fiestas locales

El borrador de la nueva Lei de Drogodependencias prevé prohibir el botellón. La Consellería de Sanidade pretende vetar en esta norma el consumo de alcohol en la calle, una medida que ya rige en otras comunidades y en varios países europeos. El proyecto, que está siendo consultado con colectivos sociales y ayuntamientos, dejaría en manos de los gobiernos locales la potestad de fijar excepciones, con el fin de que la lucha contra el botellón no se lleve por delante también las fiestas patronales o las ferias de vinos.

"Lo que se pretende es prohibir el consumo indiscriminado en la vía pública como norma general, dejando al criterio de los ayuntamientos, que tienen la competencia sobre el dominio público de su territorio, hacer excepciones", explicó ayer el subdirector general de Drogodependencias de la Xunta, Víctor Pedreira.

A la espera de conocer más detalles sobre la propuesta, los ayuntamientos la consideran "positiva". Esa es la opinión del presidente de la Federación Galega de Municipios e Provincias, el socialista Carlos Fernández, quien asegura que la prohibición de beber alcohol en la calle será efectiva con los problemas de convivencia y orden público que provoca el botellón. El también alcalde del Ames cree que la medida respeta la "autonomía local" y no vaticina problemas para los gobiernos locales.

La Unión de Consumidores de Galicia no lo ve tan claro. Aplaude la propuesta de prohibición pero demanda que se pongan medios para su cumplimiento. "Lo que aún no sabemos es a quién le correspondería su aplicación a nivel local", apunta Miguel López Crespo, portavoz de esta organización. "El mayor problema es la ejecución y el control".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 23 de febrero de 2008