Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Jornada de huelga en la sanidad

La desunión sindical minimiza los efectos del paro en Osakidetza

Apenas el 16% de la plantilla secundó la protesta tras descolgarse el SATSE

Los sindicatos profesionales de médicos y enfermeras han optado por el posibilismo de seguir negociando. El SME ya había abandonado el conflicto hace ocho meses, y las enfermeras han logrado avances importantes en la última oferta de Sanidad, como la subida del complemento específico (su caballo de batalla histórico), que les reportará alrededor de 2.400 euros brutos al año.

Inclán ve la luz al final del túnel y confía en un acuerdo en días

El revés de verse sin el SATSE no ha echado atrás al resto de centrales, que ya han advertido que no van a dar un paso atrás. Eso significa que mantienen su calendario de movilizaciones, que tiene marcado en rojo la fecha del 6 de marzo para otra huelga general, justo tres días antes de la jornada electoral. A la hora de hacer balance del paro de ayer, cargaron contra el Departamento de Sanidad, al que acusaron de "intentar dividir" a los sindicatos empleando para ello todo tipo de "artimañas". "La Administración", añadieron, "está actuando como un auténtico francotirador, intentando romper la cuerda por la parte más débil".

Los seis sindicatos recibieron el miércoles por la tarde una última oferta de Osakidetza que analizarán con detalle. Eso significa que las negociaciones entre ambas partes siguen abiertas, pese al nuevo paro convocado.

Aunque este anuncio preocupa al Departamento de Sanidad, su titular, Gabriel Inclán, empieza a ver la luz al final del túnel. El que el SATSE no secundara el paro le ha supuesto un importante balón de oxígeno. Inclán incluso cree que es posible alcanzar en los próximos días un acuerdo que ponga fin al conflicto laboral. Su objetivo es lograr el consenso, pero si no es posible se conforma con un acuerdo que tenga un apoyo mayoritario en la mesa sectorial.

En estos momentos, con el respaldo del SME y del SATSE no se obtiene esa mayoría (ambos suman alrededor del 40% de la representación). Es necesario que ELA o LAB se sumen, ya que ni CC OO ni UGT tienen voto. De los dos, LAB es el que muestra una posición más proclive al entendimiento. "La idea es siempre lograr un gran acuerdo y nos gustaría con todos los sindicatos", señaló ayer Inclán, en tono conciliador, los pasillos del Parlamento.

El consejero reconoció que la celebración de una jornada de huelga supone un fracaso para las dos partes, la Administración y los sindicatos, porque "demuestra que no hemos llegado al punto suficiente de maduración". "La oferta presentada por Osakidetza", recalcó, "es real y mejora las condiciones de todos los colectivos, sin que ninguno de ellos se pueda sentir fuera del acuerdo".

Los efectos de la ruptura de la unidad de acción matenida hasta el miércoles por la mayoría de los sindicatos de Osakidetza se hizo notar en la huelga de ayer, que tuvo el seguimiento más bajo de las realizadas hasta ahora y apenas afectó al funcionamiento de los hospitales y centros de salud. El Servicio Vasco de Salud cifró en un 15,79% el seguimiento del paro -es decir, de los 16.252 trabajadores que tenían turno, 2.567 declararon estar en huelga- pero evitó hurgar en el fracaso de la movilización para no obstaculizar el cierre del largo conflicto. Las centrales tampoco entraron en la tradicional guerra de cifras y se conformaron con asegurar que había sido "importante" el número de trabajadores que secundaron el paro. Lejos, en cualquier caso, de la huelga anterior, la del 29 de enero, en la que Osakidetza cifró el seguimiento en el 28% de la plantilla y las centrales lo elevaron al 80%.

El descuelgue del SATSE, unido al desmarque del Sindicato Médico de Euskadi (SME), que en junio pasado firmó un acuerdo particular, ha dejado muy debilitado el frente sindical. El de enfermería es el segundo sindicato por importancia en la mesa sectorial y representa al colectivo más numeroso de la plantilla sanitaria, con cerca de 6.000 profesionales. Los logros conseguidos en la última oferta del Servicio Vasco de Salud y la posibilidad de seguir negociando para alcanzar más, llevó al SATSE, uno de las centrales más beligerantes con Sanidad, y a la minoritaria unión de técnicos superiores (UTESE), a dar una nueva oportunidad al diálogo sin presionar con una huelga.

Sin la mayoría de las enfermeras ni los facultativos, y con el establecimiento de un importante nivel de servicios mínimos, el paro estaba condenado. A pesar de todo, la movilización tuvo su repercusión, especialmente en Atención Primaria, donde se elevó hasta el 20%, según los datos de Osakidetza, que son con los que después se realizan los descuentos en las nóminas a los huelguistas. En los hospitales, se quedó en el 14%. En la movilización del 29 de enero, hasta un 40% de los trabajadores hizo huelga en Primaria y un 25% en los centros hospitalarios.

La intensidad de los servicios mínimos establecidos juegan en contra de los sindicatos, pero lo cierto es las nuevas ofertas hechas por Sanidad para desactivar una huelga que se había situado en el arranque de la campaña electoral han dado parcialmente sus frutos. En la pelea se han quedado los sindicatos de clase (ELA, LAB, CC OO, UGT y ESK) y el de auxiliares de enfermería, que es minoritario.

Panorama sindical

PARA ACCEDER A LA MESA SECTORIAL DE SANIDAD ES PRECISO SUPERAR EL 10% DE LOS VOTOS EMITIDOS EN LAS ELECCIONES SINDICALES.

- EN LOS ÚLTIMOS COMICIOS, CELEBRADOS EN 2005, SUPERARON DICHO PORCENTAJE CUATRO CENTRALES: ELA, EL SATSE, LAB Y EL SINDICATO MÉDICO DE EUSKADI (SME). ELA CUENTA CON EL 40% DE LA REPRESENTACIÓN EN LA MESA, EL SATSE TIENE EL 30%, LAB EL 20% Y EL SME EL 10%. LAS CUATRO TIENEN VOZ Y VOTO. UGT Y CCOO TAMBIÉN ESTÁN ESTÁN REPRESENTADOS, CON VOZ, PERO SIN VOTO, EN SU CONDICIÓN DE SINDICATOS MÁS REPRESENTATIVOS A NIVEL NACIONAL. NINGUNO DE LOS DOS SUPERÓ EL 10% DE APOYO EN LOS COMICIOS SINDICALES.

- ESK, UTESE (UNIÓN DE TÉCNICOS SUPERIORES) Y EL SAE (SINDICATO DE AUXILIARES DE ENFERMERÍA) NO PASARON EL LISTÓN DEL 10%.

- ELA, LAB, CCOO, UGT, ESK Y EL SAE MANTIENEN LAS MOVILIZACIONES, QUE HAN ABANDONADO EL RESTO DE ORGANIZACIONES.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 22 de febrero de 2008

Más información