Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bancos y cajas se vuelcan en el sector naval por sus grandes ventajas fiscales

Pastor y otros empresarios crean navieras y se suman a Caixanova y el Gallego

Las ventajas fiscales que ofrece la creación y financiación de navieras a través de Agrupaciones de Interés Económico (AIE) ha llevado a bancos y cajas gallegos a poner en marcha más de 20 compañías de este tipo, que operan en diferentes puntos de España. A estos proyectos también se suman como accionistas empresarios gallegos de otros sectores ajenos al naval, con el objetivo de rentabilizar sus inversiones financieras.

La rentabilidad media de las inversiones ronda el 15% del capital

Durante el año pasado el Banco Pastor procedió a crear siete navieras bajo esta fórmula jurídica, en cuyo capital participa la propia entidad y también diversos socios, que se suman a otras tantas firmas de este tipo impulsadas por Caixanova y el Banco Gallego junto a otras cajas españolas. La construcción de gaseros y remolcadores, y también de buques de pequeño y mediado tonelaje, realizada en astilleros gallegos como Barreras, entre otros, es el destinatario final de estas inversiones, que se canalizan en régimen de arrendamiento financiero también para grandes compañías, como es el caso de Transmediterránea.

El volumen de recursos gestionado sólo por el Pastor a través de las Agrupaciones de Interés Económico creadas el año pasado se acerca a los 60 millones de euros, muy por encima de su participación en el capital social de cada una de las navieras. "Nuestra presencia en este sector", señalan fuentes del banco, "no es sólo accionarial, entramos como si se tratase de un negocio financiero más dada su alta rentabilidad". La rentabilidad media de las inversiones, según las mismas fuentes, ronda el 15% del capital destinado.

El naviero, un negocio falto de recursos económicos durante años, es también "un segmento en el que es tradicional nuestra presencia por la propia vocación crediticia de una entidad como Caixanova", se limitan a señalar desde la caja que preside Julio Fernández Gayoso. Fue precisamente la caja viguesa, y posteriormente su participada Banco Gallego, las primeras entidades financieras autóctonas en abordar este tipo de inversiones. Ambas participan con porcentajes significativos, que oscilan entre el 10% y el 35% del capital, en distintas AIE como Toralla, Santa Tecla, Carnota, Dafne, Barallobre, Sisargas, Silleiro, Paola y Eido do Mar, todas ellas domiciliadas en Santa Cruz de Tenerife.

Al capital de estas navieras también se han sumado otras cajas, como la de Castilla-La Mancha y Cajasol, y sociedades como Lico Leasing. El patrimonio gestionado por las agrupaciones en las que está presente Caixanova ha llegado a estar por encima de los 70 millones de euros, de acuerdo con datos de la propia entidad, importe cuya mayor parte se la llevó en su momento la construcción de gaseros. En el caso del Pastor, todas sus navieras tienen su sede social en A Coruña, aunque las operaciones cubren toda España.

Caixa Galicia es otras de las entidades que ha apostado por este sector, pero con participaciones directas a través del fondo Invercaixa, de su corporación financiera. La caja tiene un 10% del capital de Daimon Naval SA, que compró el año pasado los astilleros Factoría Naval de Marín para reorientar su actividad hacia la construcción de megayates y otras embarcaciones de lujo. Desde la entidad que dirige José Luis Méndez señalan que no han constituido ninguna AIE dentro del sector naval.

Con una cartera de pedidos de casi 400.000 toneladas para los próximos cinco años, los astilleros gallegos copan más del 40% de todos los barcos que se harán en España en ese período. Las empresas del naval necesitarán durante los próximos tres años 875 nuevos trabajadores, cualificados y especializados, para afrontar la carga de trabajo que prevén, según datos del Clúster del Naval Gallego.

Desde el Banco Gallego señalan: "Participamos en financiaciones de buques del litoral, palangreros, atuneros, buques de carga, ferrys, plataformas y hasta yates. Hemos formado parte también de la financiación y renovación de la flota que tuvo lugar durante los últimos cinco años y en actuaciones sindicadas auspiciadas por los astilleros gallegos para buques de gran tonelaje". Fuentes de la entidad aclaran que seguirán con este tipo de iniciativas, "dada la penetración del banco en el sector naviero".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 18 de febrero de 2008