Cámara ocultaColumna
i

De espaldas a Europa

Los Oscar están a la vuelta de la esquina. Probablemente nadie dudó del poderío de la Academia de Hollywood para solucionar la huelga de los guionistas, cansados éstos de su resistencia de tres meses. Una vez conquistadas algunas de sus reivindicaciones, final feliz para todos.

En cambio, los festivales de cine europeos no deben de estar satisfechos con las candidaturas anunciadas. Ninguno de los principales galardonados en sus últimas ediciones ha sido tenido en cuenta para los oscars. Se armó un revuelo al saberse que 4 meses, 3 semanas y 2 días, la Palma de Oro de Cannes, también valorada como mejor película europea del año, no había sido incluida en las candidaturas a mejor película de habla no inglesa. Por no hablar de Persépolis o El orfanato, cuyas ausencias en esta candidatura, según la revista Variety, provocó quejas de bastantes académicos e incluso comentarios negativos de uno de los responsables de la comisión de preselección, que no se cortó ni un pelo. Vergüenza me da, dicen que dijo.

Sí figuran como candidatas a otros oscars La escafandra y la mariposa, de Julian Schnabel -cuatro candidaturas-, y No es país para viejos, de los Coen -ocho candidaturas-, tras haber competido ambas en Cannes. También las películas del festival de Venecia Expiación y Michael Clayton -siete candidaturas cada una- y las de Berlín Los falsificadores y Beaufort, austriaca e israelí, respectivamente, que optan a la mejor película extranjera. Pero ni la ganadora en Venecia -Deseo, peligro, de Ang Lee- ni la de Berlín -La boda de Tuya-, Locarno -Ai No Yokan-, o San Sebastián -Mil años de oración- optan en ninguna categoría. A Hollywood no le interesan los criterios europeos, ni tan siquiera en el apartado de películas no habladas en inglés.

Ello ha dado pie a discutir una vez más el procedimiento de votación de Hollywood. Hay quien echa la culpa a la avanzada edad de muchos de los académicos, mientras otros opinan que sencillamente son pocos los que se molestan en ver las películas extranjeras, discusión antigua que concierne a todas las academias y a sus sistemas masivos de votación.

¿De verdad que los académicos de Hollywood se han visto todas las películas extranjeras propuestas? Es más probable que se lo jueguen a los chinos o que voten por simpatías o antipatías personales.

Sea como fuere, los de Hollywood ya han anunciado reformas en el reglamento para la convocatoria de 2009. Algo tendrán que hacer para no repetir los desatinos de este año.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0014, 14 de febrero de 2008.