El paro de maestros logra un amplio respaldo, pero no paraliza las escuelas

50.000 personas marchan en Barcelona contra la propuesta de reforma educativa

"La educación es un derecho, no una mercancía". Así rezaba una de las pancartas de la manifestación de docentes de ayer en Barcelona. La huelga de maestros y de profesores de secundaria convocada por los sindicatos mayoritarios de la enseñanza tuvo un seguimiento amplio. Los sindicatos, sin embargo, no lograron paralizar la totalidad de los centros.

Pararon el 50% de los docentes, señaló Educación, y entre el 70% y el 90%, según las centrales

Más información

Los convocantes -USTEC, UGT, CC OO, Aspepc y CGT- sacaron a la calle en Barcelona a decenas de miles de personas, entre docentes y estudiantes, contra el documento de bases de la futura Ley de Educación de Cataluña que ha presentado el consejero de Educación, Ernest Maragall. Según cálculos de EL PAÍS, a la manifestación de Barcelona acudieron 50.000 personas. Este cálculo está efectuado contando una superficie ocupada por los manifestantes de 25.000 metros cuadrados en los que había una media de dos personas por metro cuadrado. Los convocantes estimaron en 60.000 los manifestantes y la Guardia Urbana, en 50.000. Varios miles de profesores y estudiantes se manifestaron también en Tarragona, Lleida y Girona.

Algunas de las propuestas que hace el documento de la Generalitat no gustan a los sindicatos: mayor autonomía de los centros, refuerzo del poder de las direcciones, evaluación de los profesores y la posibilidad de gestión privada por entidades sin ánimo de lucro de centros públicos. Además, muchos docentes se sienten quemados, creen que ha habido un deterioro de la escuela pública durante más de dos décadas y dicen tener baja autoestima.

La Generalitat y los sindicatos se enzarzaron en una guerra de cifras. El Departamento de Educación destacó que sus cifras estaban sacadas de las propias respuestas de 2.783 centros, el 96,7% del total. Con estas respuestas, señaló que el paro fue seguido por el 50,5% de los docentes de los centros públicos. En los centros de primaria secundaron el paro el 63% de los maestros y en los de secundaria el 39%, informó Educación. De 73.860 personas afectadas teóricamente por el paro, secundaron la huelga 37.305 y no la apoyaron 36.555. En los centros concertados, la incidencia fue mínima, señaló Educación. "La huelga no ha sido secundada y la mayoría de personas están ocupando su sitio de trabajo con responsabilidad", dijo Maragall, que destacó que sólo en el 18% de los centros de secundaria y en el 24% de primaria hay una situación de "huelga total".

Los sindicatos, en cambio, cifraron el paro en el 90% de los docentes en las escuelas públicas y en el 70% en los institutos. En las guarderías para niños de tres años y en los centros privados concertados el paro fue seguido por el 30% de los trabajadores, explicaron los sindicatos.

Para evitarse problemas, muchas familias optaron por no llevar sus hijos al colegio. Ello comportó que en algunos centros hubiera más docentes que estudiantes. Los sindicatos amenazaron ayer mismo con un nuevo paro si Maragall no retira el documento de bases de la ley.

La manifestación de docentes y estudiantes, ayer, a su paso por la calle de Pelai, en Barcelona.
La manifestación de docentes y estudiantes, ayer, a su paso por la calle de Pelai, en Barcelona.MARCEL·LÍ SÀENZ

ÁNGEL GARCÍA. Padre: "La educación no es una mercancía"

Tiene una niña de tres años y ayer la dejó a cargo de la monitora infantil porque no le quedaba "otro remedio". "Le he dicho que hoy será un día diferente y que habrá pocos niños". Apoya la huelga y cree que la educación no puede ser "una mercancía".

CRISTINA RAMÍREZ. Estudiante: "Estoy contra la privatización"

Tiene 18 años y quiere estudiar periodismo. "No se puede permitir que se cargen la escuela pública", dice esta alumna de segundo de bachillero del IES Mediterrània de El Masnou. "Estoy contra la privatización y los guetos".

MERCÈ ARNAU. Abuela: "Esta protesta me parece excesiva"

Mercè vive en Olot. Ayer madrugó para llegar a Barcelona y cuidar a su nieta en casa, que no fue a la guardería Els Llaurers. Y le encantó. "Así paso el día con ella. Pero la huelga me parece excesiva". Sabe de que habla. Jubilada desde junio, fue maestra 30 años.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 14 de febrero de 2008.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50