Suiza prohibirá las bodas entre sus ciudadanos y extranjeros irregulares

El Parlamento suizo ha anunciado una polémica iniciativa para prohibir las bodas de ciudadanos suizos con extranjeros sin papeles y demandantes de asilo. Es decir, no podrían contraer matrimonio en territorio suizo. La propuesta, que goza de un apoyo parlamentario mayoritario, intenta poner freno a los matrimonios de conveniencia, o por papeles, vistos como la única posibilidad de regularización para los numerosos clandestinos que viven en el país. La moción, que surge de la comisión de instituciones políticas del Consejo Nacional (Cámara baja), está aún en una fase preparatoria, pero fue aprobada por 15 votos a favor, 8 en contra y una abstención. El instigador es el diputado Toni Brunner, del derechista partido UDC-SVP del caudillo Cristoph Blocher, y cuenta con el apoyo del Partido Radical y el Demócrata Cristiano. Las autoridades destacan que los jueces de paz y responsables del Estado Civil se enfrentan cada vez más a menudo a matrimonios "sospechosos" en los que habría dinero de por medio o "credulidad por parte del ciudadano suizo". Según las autoridades, uno de cada cuatro matrimonios mixtos estaría bajo sospecha. En 2007, 58 personas perdieron el pasaporte suizo por irregularidades de este tipo.

100.000 trabajadores

El Partido Socialista y Los Verdes se han mostrado en contra de la propuesta. Por su parte, diversas organizaciones de apoyo a los sin papeles y trabajadores clandestinos consideran la medida abusiva, en particular en el caso de los demandantes de asilo, para quienes a menudo es imposible un retorno al país de origen en busca de los documentos y certificados necesarios por motivos de seguridad. Según los expertos, esta propuesta podría conllevar problemas constitucionales.

Esta medida afectaría a colectivos como el latinoamericano, que cuenta con miles de clandestinos trabajando en el servicio doméstico en ciudades como Ginebra y Lausana. Según explicó a este diario el sindicalista ginebrino de origen turco Ismaïl Türker, "en Suiza hay más de 100.000 trabajadores sin papeles". Para ellos no cabe esperar ninguna amnistía ni proceso de regularización masiva y la única salida existente hasta el momento, el matrimonio, podría quedarles vedada.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS