Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La carrera hacia la Casa Blanca

Obama barre a Clinton en otros cuatro Estados

El candidato negro consolida el empate tras ganar en Nebraska, Luisiana, Washington y Maine

Tres de tres. Barack Obama barrió a Hillary Clinton el sábado por la noche (madrugada de ayer en España) en los caucuses de Nebraska y Washington y en las primarias de Luisiana. El margen de la victoria para el senador de Illinois fue muy amplio (logró el 68% de los votos en Nebraska y Washington; y el 57%, en Luisiana). Esto no modifica de forma apreciable el virtual empate en número de delegados en el que ambos se encuentran, pero no cabe duda de que el viento sopla a favor de Obama, quien mantiene fija una velocidad de crucero de ganador en un momento decisivo de la campaña para ganar la nominación demócrata en la carrera hacia la Casa Blanca.

La senadora por Nueva York cambió anoche de jefa de campaña

Más aún. Contra todo pronóstico, Clinton perdió anoche en Maine, un estado en donde era favorita. Los resultados parciales, con el 90% del voto escrutado, daban ganador a Obama, con más del 58% de los apoyos. Para complicar las cosas, Clinton va a cambiar de jefa de campaña en plena carrera por la designación demócrata. Sus portavoces anunciaron ayer la dimisión de Patti Solis Doyle, que será sustituida por Maggie Williams, hasta ahora asesora en el equipo de la senadora.

"Ganamos en Luisiana, ganamos en Nebraska, ganamos en el Estado de Washington", declaró el joven político negro durante una cena en Richmond (Virginia), donde ya hacía campaña con vistas a las votaciones de mañana en Maryland, Virginia y el distrito de Columbia. "Ganamos en el norte, ganamos en el sur y ganamos en medio. Y creo que podemos ganar Virginia si estáis preparados para luchar por el cambio". La audiencia le arropó con gritos de apoyo. Y coreando el ya famoso ¡Yes, we can! (sí, podemos).

Y al igual que en sus previos triunfos en Estados sureños como Alabama, Georgia y Carolina del Sur, Obama se apoyó en el voto afroamericano para su victoria en Luisiana, donde el 45% de los votantes demócratas registrados son de raza negra. El 90% de éstos declaró haber votado por Obama porque consideraban la raza el principal factor a la hora de elegir candidato. Uno de cada cinco votantes en total dijo que la raza importaba. No parecía ser tan decisivo el género. Entre los votantes blancos, un 90% aseguró haber votado por Clinton.

Obama hizo campaña en Nueva Orleans los días anteriores a las primarias. No así Clinton, quien envió a su marido mientras ella cortejaba Estados que le pueden aportar mayor número de delegados (Luisiana otorga 56). La apuesta fue arriesgada, pues el Estado del sur tiene mucho peso en cualquier acto de envergadura después de que fuera devastado tras el huracán Katrina hace más de dos años. Pero desde el equipo de la senadora por Nueva York declaraban que se trataba de estrategia política, ya que Clinton está totalmente centrada en la conquista del próximo premio: Tejas y Ohio, el 4 de marzo, y Pensilvania, el 22 de abril. En esos tres Estados hay casi el mismo número de delegados (600) que los que hubo en juego en el supermartes del pasado 5 de febrero.

Clinton asistió a la misma cena en Richmond que su contrincante. Pero abandonó la sala una vez pronunciado su discurso, sin hacer mención a los resultados que ya se sabían, y antes de que subiera al estrado el candidato negro. "Nuestra misión es asegurarnos que el próximo presidente sea un demócrata", exclamó la senadora. "Porque tras siete largos años de George Bush, tras siete años de incompetencia, corrupción y amiguismo, tras siete años del gobierno de unos pocos, por unos pocos y para unos pocos, el siguiente presidente se enfrentará a enormes retos", puntualizó, provocando los abucheos de los presentes al oír el nombre del actual inquilino de la Casa Blanca.

También sigue en campaña a favor de su madre Chelsea Clinton. La ex primera hija se ha visto envuelta en una polémica desencadenada por el comentarista de la cadena de televisión MSNBC David Shuster, que dijo que Chelsea de alguna manera estaba siendo "chuleada" por la campaña de su madre para lograr votos. Shuster pidió disculpas y ha sido suspendido de su puesto.

Pero no quedan ahí los problemas de los Clinton con la cadena. La senadora envió el sábado una carta al presidente de NBC en la que se quejaba por "el patrón de comportamiento" de la emisora. En su opinión, Chris Mattews, presentador de Hardball, y Tim Russert, de Meet the Press, mantienen una posición agresiva y poco objetiva hacia la candidata demócrata. Según el rumbo que mantiene Obama, el trío de la victoria logrado el sábado hace sospechar que la pugna por la nominación entre Clinton y él puede mantenerse durante semanas, incluso meses, y desembocar sin claro ganador en la Convención Nacional Demócrata que se celebrará a finales de agosto en Denver (Colorado).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 11 de febrero de 2008