Telefonía

El Gobierno pone coto a los SMS de alto coste

Los usuarios podrán bloquear el envío de mensajes

Los mensajes de móviles son un negocio boyante y en expansión. En 2006 facturaron 1.600 millones de euros. Un buen pellizco procede de los llamados SMS premium, destinados a números especiales y con una tarifa superior a la normal. Frente a los 11 céntimos que puede costar un mensaje de texto, el premium puede oscilar entre 1,20 y 6 euros.

El Gobierno ha puesto coto a esta modalidad -que permite descargarse logos o melodías y participar en concursos de televisión- para evitar abusos y proteger a los usuarios, que tendrán derecho a la desconexión de estos servicios y a una facturación desglosada.

El abonado podrá desconectar servicios de contenidos para adultos

A través de una orden ministerial, el Ministerio de Industria ha establecido nuevas normas, de manera que, a partir de ahora, los abonados podrán bloquear desde su terminal telefónico el envío de mensajes de alto coste a un SMS ordinario o con contenidos para adultos. También se prohíbe que los consumidores tengan que enviar dos o más mensajes consecutivos para solicitar un servicio. Y se establecen pautas para darse de alta o de baja. Con esta regulación se intenta reducir el riesgo de altas inadvertidas y se dan facilidades a la hora de darse de baja.

La nueva regulación obliga a mejorar los sistemas de información para que los usuarios conozcan los precios y contenidos de los servicios. Y para determinados contenidos, como los que se refieren a suscripciones o para adultos, además de los datos sobre tarifas será necesaria la confirmación previa por el usuario. En el caso de que el mensaje sirva para participar en un concurso o la votación en un programa, el usuario deberá recibir un mensaje de confirmación de su participación en el evento concreto.

Además, el Gobierno establece nuevos rangos de numeración corta para los servicios premium: en lugar de las cuatro cifras actuales, tendrán cinco o seis. Las primeras indicarán el precio y las segundas el tipo de servicio. Si el número empieza por 2 se tratará de un SMS que cuesta menos de 1,2 euros, mientras que si comienza por 3 se entenderá que no llega a los 6 euros. Los de suscripción comenzarán por 79 y los de contenidos para adultos empezarán por 99. La Comisión del Mercado de Telecomunicaciones será el organismo encargado de gestionar o controlar la numeración.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS