Italia votará el 13 y el 14 de abril, sin Prodi como candidato

Vencido pero no resignado, tras meses de sufrir zarandeos a conciencia desde fuera y también desde dentro, el primer ministro italiano, Romani Prodi, presidió ayer el consejo de ministros que certificó el final de 21 meses de Gobierno-Sísifo. La reunión fijó las elecciones anticipadas para la fecha prevista, el 13 y 14 de abril. Firmó el decreto Giorgio Napolitano, presidente de la República, que manifestó su tristeza por el abrupto cierre de legislatura -"una anomalía", aseguró-, y pidió diálogo a los partidos para salir de la crisis y afrontar un futuro "difícil y exigente".

Tras el consejo, Prodi anunció lo esperado, que no se presentará como candidato: "Espero que eso contribuya a serenar los ánimos". Ahora apoyará "al Partido Democrático y sus objetivos". Walter Veltroni, explicó, será el encargado de liderar el partido, mientras él se limitará a ejercer el papel de "garante".

La inmolación política de Prodi coincidió con el primer acto preelectoral de Veltroni. El todavía alcalde de Roma agradeció al todavía primer ministro su "apoyo al esfuerzo de renovación", y aclaró que el objetivo de presentarse solo, sin alianzas de ninguna clase, no es la soledad, sino una mera prueba de coraje: "Italia no necesita pastiches. Italia necesita claridad", proclamó Veltroni, que advirtió que el 16 de febrero comenzará a visitar las 110 provincias italianas para hacer campaña.

Estilo Obama

"Sí, nosotros podemos", exclamó luego el candidato democrático, confirmando que el estilo Barack Obama ("Yes we can") es el signo del cambio del centro-izquierda italiano.

Siguiendo con el inglés, el país se prepara para un espectacular election day, como llaman aquí a la cita electoral que cada cuatro años renueva los cargos regionales, provinciales y locales. Aún no se sabe si las legislativas del 13 y 14 de abril coincidirán con las administrativas que deben celebrarse en dos regiones, 13 provincias y 539 ayuntamientos. A estas citas, previstas porque acaban los mandatos, se unirá el voto en Sicilia tras la dimisión del condenado governatore Salvatore Cuffaro. Prodi dijo ayer que la idea del Gobierno es juntar los diferentes comicios, lo que ahorraría 200 millones de euros al Estado. Pero Silvio Berlusconi y sus aliados han anunciado ya que prefieren que las legislativas se celebren exentas y sin interferencias.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS