_
_
_
_
_

El conductor que atropelló a Enaitz deberá pagar más de 6.00O euros

Tomás Delgado tendrá que abonar las costas del proceso judicial

Tomas Delgado Bartolomé tendrá que pagar. La justicia condenó ayer al conductor que atropelló y mató al joven Enaitz Iriondo en 2004 a abonar las costas del proceso judicial, un día después de que retirara la demanda contra la familia del fallecido y su propia aseguradora, Winterthur.

Delgado exigía 20.000 euros por los daños sufridos a su Audi A8 y el alquiler de un vehículo de sustitución del que nunca presentó factura. Pero el pasado miércoles dio marcha atrás, "en aras de su dignidad", al sentirse "mancillado" por la cobertura que dieron los medios de comunicación al caso.

El auto dictado ayer por el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Haro (La Rioja), al que ha tenido acceso este periódico, establece que el demandante sea "condenado a todas las costas" al haber sido él mismo quien desistió del proceso. El texto añade: "La parte que (...) desiste de su continuación debe asumir las consecuencias".

Más información
Un conductor pide 6.700 euros al padre de una joven a la que mató en un atropello

Delgado tendrá que pagar las minutas de dos abogados, los honorarios de dos procuradores y de varios peritos. En una estimación provisional, las fuentes consultadas calculan que la cifra final estará entre los 6.000 y los 10.000 euros. Su defensa tiene un plazo de cinco días para apelar la decisión.

También ayer comenzaron las investigaciones de la Unidad Central de Reconstrucción de Accidentes de la Guardia Civil de Tráfico sobre el accidente que acabó con la vida del joven de 17 años en una carretera comarcal de Castañares de Rioja.

El equipo, dirigido por el general Rogelio Martínez Masegosa y considerado el mejor de España en su especialidad, intentará encontrar nuevos datos sobre el siniestro que podrían derivar en una reapertura de la causa penal contra el conductor. Tratará de averiguar si el coche de Delgado superaba los 113 km/h indicados por el atestado de la Guardia Civil en el momento del accidente.

El equipo que realizó el análisis fue acompañado por el padre de Enaitz, Antonio Iriondo, y por uno de los peritos que realizó los informes que cuestionan el atestado. Los técnicos realizaron una completa toma de datos para analizar los golpes y realizaron un extenso análisis que incluía un escaneo láser en tres dimensiones de la bicicleta.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_