A Coruña intenta incrementar un 75% la edificabilidad de los terrenos de Ikea

Los dueños de la parcela financian el cambio de trazado de la tercera ronda

El pasado diciembre, en una iniciativa infrecuente, una sociedad privada anunció que se haría cargo de la reforma de una infraestructura pública. La compañía Invest Cos firmaba un convenio con el Ayuntamiento de A Coruña por el que se comprometía a financiar la modificación del trazado de la tercera ronda de A Coruña, incluida una glorieta a tres niveles, con un coste previsto de 6,2 millones.

Invest Cos agrupa a tres de los empresarios más relevantes de Galicia. Se trata de Manuel Jove (fundador de Fadesa), José Collazo (presidente de Comar, grupo de referencia en el sector del juego y del ocio) y José Souto (presidente de Tecam, empresa de mobiliario de oficina).

Pero la oferta está lejos del mecenazgo. La sociedad es propietaria de los terrenos en los que está prevista la construcción del mayor centro comercial de Galicia, con Ikea de banderín de enganche. Una serie de acuerdos municipales ha ido revalorizando esos terrenos. El último, pendiente de aprobación por parte de la Xunta, pretende elevar en un 75% la edificabilidad de esta parcela, de otra adyacente que Invest Cos compró a Herederos de Ignacio de la Iglesia (la empresa de la familia política del ex alcalde Francisco Vázquez) y de varias fincas que adquirió hace un par de años, algunas calificadas como labradíos. El origen del gran centro comercial de 200.000 metros cuadrados construidos, con más de 8.000 plazas de aparcamiento, es una parcela de 94.750 metros cuadrados en la Avenida de Arteixo.

La promotora Invest Cost es propiedad de Jove, Collazo y Souto

Pasa a la página 2En la finca, al borde del polígono de Agrela-Bens, estaba ubicada una subestación de Unión Fenosa. En 2004, la eléctrica vendió a Invest Cos el 85% de la superficie por cerca de 38 millones de euros. A finales de enero de 2006, el entonces alcalde Francisco Vázquez anunció que la ciudad había ganado la carrera del primer Ikea del noroeste, ya que la multinacional sueca había llegado esos días a un acuerdo con una sociedad para instalarse en aquellos terrenos. "Ikea rechazó Santiago, Vigo, el norte de Portugal y León como alternativas para su gran centro de venta y distribución para el noroeste", dijo Vázquez, al tiempo que citaba una carta de la dirección de la multinacional que basaba esa decisión en "la favorable acogida dispensada al proyecto por este Ayuntamiento".

En realidad, Ikea no formalizó una opción de compra con Invest Cos, sobre la cuarta parte de la parcela, hasta seis meses después. Otros cuatro meses más tarde, en octubre de 2006, el pleno municipal aprobó provisionalmente una modificación del Plan General de 1998, en la que creaba una normativa específica para las grandes áreas comerciales. Entre otras variaciones, elevaba tanto la altura máxima como la superficie construible de cada parcela. De los 11,5 metros de altura y del 70% de la extensión total que rige la normativa de los polígonos industriales-comerciales, a los 18 metros y al 80%, "pudiéndose alcanzar el 100% de la parcela".

En junio de 2007 la Consellería de Política Territorial sancionó positivamente la reforma, a pesar de que la resolución en la que lo hacía apuntaba que el Ayuntamiento "debería explicitar las razones en las que se fundamentan las propuestas de modificación". Nadie reparó en que el trazado de la tercera ronda, una circunvalación a la ciudad proyectada hace casi dos décadas, invadía los terrenos de Fenosa-Ikea.

Política Territorial no sólo se negó a asumir los costes en tiempo y presupuesto que supondría cambiar el trazado, sino que exigió medidas para evitar el previsible tapón de tráfico que crearía un centro de estas características en una zona ya colapsada. Fue entonces cuando surgió la propuesta del convenio Invest Cos-Ayuntamiento. El desvío y la creación de una glorieta a tres niveles tendría un coste de 4,9 millones y otros 1,3 costarían la expropiación de los terrenos para los viales de incorporación. La apertura de Ikea se retrasaría un par de años sobre lo previsto, hasta 2010.

"Es la primera vez en la historia de la ciudad que los promotores de una iniciativa como ésta, que es la mayor de Galicia, participan a la hora de sufragar las infraestructuras que darán servicio a sus negocios", saludó el acuerdo el alcalde actual, Javier Losada.

El pleno del 10 de diciembre aprobó la pertinente modificación del plan y, provisionalmente, la ampliación de la edificabilidad en la parcela de la subestación, en la adyacente que albergaba las instalaciones de Herederos de la Iglesia y en otra pegada a ambas. Los 130.000 metros que establecía como tope de edificación la normativa general anterior, se convertirán así en 200.000.

Además de Ikea, que sólo necesita 24.000 metros cuadrados, allí se instalará un Hipercor, entre otras superficies. Invest Cos ha registrado dos marcas: Marineda Plaza, Ciudad de compras y ocio y Marineda Plaza Centro Comercial.

Desde la compra inicial de la parcela de la subestación, Invest Cos ha acumulado más terrenos en la zona, y no precisamente aquellos que necesitará expropiar para los viales. En los dos últimos años, se han registrado a nombre de la sociedad cerca de 30 fincas, desde labradíos a casas, con una superficie total que ronda los 37.000 metros cuadrados.

También ha adquirido en gran número derechos hereditarios de legados no repartidos. En diciembre de 2006, Invest Cos compró a Herederos de Ignacio de la Iglesia, SL, además de las instalaciones originales de la empresa, media docena de fincas que había ido adquiriendo en los últimos diez años.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 30 de enero de 2008.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50