Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

19 personas mueren quemadas vivas en Kenia

La violencia étnica en Kenia se intensificó ayer. Una turba asesinó en una casa a 19 personas. Fueron quemados vivos, incluidos 11 niños. Ocurrió en Naivasha, una ciudad situada a unos 60 kilómetros de Nakuru, en el valle del Rift -más conocida por sus parques naturales y por ser un tranquilo destino turístico- y ahora epicentro de la violencia que sacude el país desde la celebración en diciembre de comicios presidenciales, que la oposición denuncia por fraudulentos. El balance desde entonces es de 750 muertos.

En los últimos cuatro días ha fallecido un centenar de personas a causa de la violencia, la mayoría por disparos, quemados o degollados con machetes.

La policía de Naivasha (al oeste del país) dijo que el asesinato de 19 personas (que otros medios informativos cifran en 14 o 17) se desencadenó tras un enfrentamiento entre grupos de las ahora enfrentadas etnias kikuyu y luos. Algunos testigos aseguraron a The New York Times que una turba de atacantes empezó a construir barricadas para bloquear el paso a la policía y que no pudieran acceder al barrio. Después, fueron casa por casa, escogiendo sólo a algunas personas. La muchedumbre estaba formada por kikuyus.

11 niños

El jefe de la policía de Naivasha, Grace Kakai, declaró que, en medio de los enfrentamientos, un grupo amplio de kikuyus persiguió a otro grupo de luos por una barriada, les metieron en una casa, cerraron todas las puertas y les prendieron fuego. Entre los cadáveres rescatados había 11 de niños.

Además, la mayoría de las víctimas encontradas presentaba cortes de machete, especialmente en la cabeza, informa Efe.

El incidente es similar al ocurrido el pasado 1 de enero, cuando unas 50 mujeres y niños se refugiaron en una iglesia, también en la región del valle del Rift, y terminaron quemados vivos. En ese caso, la mayoría de las víctimas eran kikuyus, la etnia mayoritaria del país, a la que pertenece el presidente Mwai Kibaki, reelegido en los comicios de diciembre.

La elección no fue limpia, según observadores internacionales y el principal partido de oposición keniano, el Movimiento Democrático Naranja. El portavoz de este partido, Salim Lone, dijo ayer a Efe que "la policía solo interviene en casos precisos para ayudar a los kikuyus".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 28 de enero de 2008