Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Herederos de coleccionistas rusos expoliados piden que se les indemnice

El estreno en Londres de una exposición que reúne las joyas pictóricas de los cuatro grandes museos rusos coincidía ayer con la exigencia de una compensación económica por parte de dos herederos que se proclaman propietarios legítimos de parte de esa colección.

Pierre Konowaloff y André-Marc Delocque-Fourcauld son respectivamente biznieto y nieto de Ivan Morozov y Serguei Schuchkin, industriales moscovitas que lograron atesorar centenares de obras de Cézanne, Matisse, Picasso o Gauguin, entre otros, finalmente expropiadas por el Estado soviético.

Invitados a una visita privada de la muestra Desde Rusia: obras maestras de la pintura rusa y francesa (1870-1925), en la Royal Academy, ambos admitieron haber renunciado a una demanda judicial para conseguir la devolución de los cuadros, si bien ambicionan un porcentaje "de los beneficios obtenidos de su explotación".

La declaración resulta especialmente irónica si se tiene en cuenta que la exposición estuvo a punto de no inaugurarse ante la negativa del Gobierno ruso de dejar salir las obras del país pues temía su incautación en caso de reclamaciones o pleitos. Tan sólo dio el plácet dos semanas antes de la anunciada apertura, gracias a la intervención del Parlamento británico que aprobó una ley de urgencia para brindar inmunidad a la colección.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 23 de enero de 2008