Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

La 'Y' ferroviaria se impondrá al avión

Loiu y Hondarribia perderán más del 60% de los viajeros a Madrid y Barcelona

La entrada en servicio de la Y ferroviaria, prevista para 2013, arrebatará a los aeropuertos vascos el 67% de los viajeros a Madrid y el 61% a Barcelona. El impacto del tren de alta velocidad sobre la oferta aérea será "muy elevado", según se desprende de los estudios relativos a los posibles efectos de la ampliación o no de la pista de vuelos del aeródromo de Hondarribia, a los que ha tenido acceso EL PAÍS.

Primer análisis oficial del impacto que tendrá el tren de alta velocidad

La incidencia del AVE vasco en el tráfico de pasajeros de Loiu y Hondarribia -el análisis se ha realizado sobre ambos aeródromos- será equiparable a la que han experimentado otras ciudades europeas, o el que se ha registrado en capitales españolas como Sevilla, Córdoba y Tarragona, cuando ha llegado a ellas el tren de alta velocidad. En todos los casos, sus aeropuertos han salido mal parados frente el ferrocarril. El informe, realizado por la consultora madrileña Zabir, especializada en planificación de organizaciones aeroportuarias, presenta la llegada del AVE a Euskadi como una "amenaza" para el desarrollo del aeropuerto guipuzcoano, pues "afectará principalmente" a los pasajeros hacia Madrid.

En el caso de Hondarribia, inmerso en pleno debate sobre su ampliación, la competencia del tren de alta velocidad le hará perder el 67% de los viajeros que realizan actualmente el trayecto a la capital de España. Esta ruta es la más relevante desde ese aeropuerto, pues supone el 41% de los 368.009 viajeros que utilizaron esta terminal en 2006. Hondarribia aumentó un 26,8% su cifra de usuarios el año pasado, hasta alcanzar los 466.494. Si se cumplen las previsiones del estudio, Hondarribia podría perder unos 100.000 clientes cuando entre en servicio la Y. La pérdida en la ruta a Barcelona se elevaría a unas 33.000 personas.

Idénticos porcentajes de merma se darían en Loiu, que también ha encargado un estudio específico sobre las repercusiones de la Y en sus vuelos nacionales.

La incidencia del AVE en la oferta aérea es visible en ciudades como Sevilla, Córdoba o Tarragona. La llegada a la capital andaluza en 1992 supuso un giro de 180º. Hasta entonces, el 70% de los viajeros entre Madrid y Sevilla que se decantaba por el transporte público usaba el avión. Ahora, el 81,6% elige el AVE y sólo un 18% acude al aeropuerto. Cuando entró en servicio el AVE Madrid-Córdoba, esta ciudad andaluza perdió su conexión aérea con la capital.

La línea de alta velocidad a Tarragona, inaugurada a fines de 2006, también ha tenido unos efectos directos. Tras sólo tres meses de funcionamiento, el año pasado dejó de operar desde el aeropuerto de Reus el vuelo que Air Nostrum venía realizando desde hacía 12 años.

Tres opciones para Guipúzcoa

La consultora Zabir ha elaborado el informe por encargo de la sociedad Ortzibia, que integran el Gobierno vasco, la Diputación guipuzcoana, los ayuntamientos de San Sebastián, Irún y Hondarribia, y la Cámara de Comercio. El texto aborda además de lleno la compleja situación del aeropuerto de Hondarribia. Resalta que el 12% de los viajeros del aeródromo de Loiu proceden de Guipúzcoa ("cerca de medio millón", precisa), y que el 62,5% de los usuarios de Hondarribia vuelan a Madrid o a Barcelona.

En cuanto a la polémica reducción de su pista en 300 metros para incluir las franjas de seguridad en cada uno de sus extremos, una exigencia de Aviación Civil que puede demorarse hasta el año 2014, el estudio sostiene que "afectaría a la operación de un buen número de aeronaves". Sin embargo, no ve en peligro la viabilidad del aeropuerto guipuzcoano si se aplica el actual Plan Director y se acortan las dimensiones de la plataforma.

El pormenorizado análisis plantea tres posibles opciones para la terminal de Hondarribia: la primera consiste en dejarla en su situación actual, esto es, acortar la pista y que se mantenga un único operador (Iberia) para los vuelos nacionales; la segunda consistiría en acortar la pista, pero permitiendo la entrada de una nueva compañía en competencia con Iberia, mientras que la tercera pasaría por alargar 300 metros la plataforma.

Salvo en el primer supuesto, y pese al impacto del tren de alta velocidad, la consultora considera "factible alcanzar niveles de crecimiento de tráfico". La tercera opción, por la que apuestan el Gobierno y la institución foral con el rechazo de los consistorios de Irún y Hondarribia, es la más beneficiosa para el crecimiento del aeródromo.

La ampliación supondría elevar en unas 400.000 personas el tráfico de pasajeros. No obstante, entre las estrategias para el futuro, el informe aconseja alcanzar "acuerdos con Biarritz" y negociar con la multinacional Ryanair para crear una conexión entre el aeropuerto del país vecino y los de Madrid y Girona, este último para atender al mercado de Barcelona. También recomienda, tanto si hay ampliación como si se mantienen las actuales dimensiones, abrir negociaciones con otras compañías de bajo coste (cita a Easyjet) para volar a Madrid y Barcelona y otros trayectos "transversales".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de enero de 2008

Más información