Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Supremo decidirá si se pueden levantar pisos en el solar de la Quirón

Los vecinos ganaron un pleito contra el cambio de calificación del terreno

Poco a poco, prácticamente a pico y pala, van cayendo las paredes y muros de lo que fue la antigua clínica Quirón en la avenida de Mare de Déu de Montserrat, en el barrio de Gràcia, de Barcelona. La promotora Habitat está demoliendo los edificios sin saber qué podrá hacer con el solar que adquirió el año pasado con la intención de hacer una promoción de pisos de lujo en los 12.000 metros cuadrados de edificabilidad que ocupó el hospital. La incertidumbre se abrió en diciembre pasado con una sentencia del Tribunal Superior de Justicia que anuló, en parte, el planeamiento urbanístico del Ayuntamiento de la clínica Quirón y no se despejará hasta que se pronuncie el Tribunal Supremo, que es al que han recurrido el Consistorio, la Generalitat y el grupo Quirón.

La sentencia ahora recurrida anulaba uno de los puntos de la modificación del Plan General Metropolitano (PGM) que aprobaron el Consistorio y la comisión de Urbanismo de la Generalitat relativo a la clínica Quirón. Era un convenio urbanístico complejo en el que los techos de edificabilidad de equipamiento, de zona verde y vivienda volaron de emplazamiento. En síntesis, el convenio fue el siguiente: la Quirón quería renovar sus instalaciones -se habían quedado pequeñas y obsoletas- y, en principio, iba a trasladarse a un solar de algo más de 17.000 metros cuadrados, de su propiedad, en la falda de Collserola, en el camino de la Mare de Déu de Lorda. Ese emplazamiento tenía pegas de accesibilidad, amén de que podía quedar reducido si se ampliaba el ámbito de protección de la montaña.

Lo que se hizo fue una permuta. La clínica Quirón se quedaba con 21.000 metros cuadrados de propiedad municipal de la plaza de Alfons Comín y el Consistorio pasaba a ser propietario de la finca de Mare de Déu de Lorda. Lo más conflictivo del convenio fue la recalificación de suelo de equipamiento a edificable del antiguo solar de la clínica Quirón. No es lo mismo el valor de 12.000 metros cuadrados de edificabilidad de equipamientos que si se trata de pisos. Y menos, todavía, si resulta que la cercana Ronda del Mig se cubre y se convierte en un agradable paseo que nada tiene que ver con el continuo zumbido de los coches de antaño.

El convenio y la modificación del PGM fue recurrido por cuatro asociaciones de vecinos del entorno: Penitens-Taxonera, Vila de Gràcia, Gràcia Nord-Vallcarca y Passatge Isabel. El Tribunal Superior, en diciembre pasado, les dio la razón en un punto y anuló el cambio de calificación urbanística de equipamiento a edificable del solar de Mare de Déu de Montserrat. Ahora son el Consistorio, la Generalitat y el grupo Quirón los que no están de acuerdo y han presentado recurso ante el Tribunal Supremo, pese a que la sentencia dice que cabe recurso "ante esta propia sala". "El proyecto debe quedar en suspenso en tanto no se aclara la situación jurídica", apuntan fuentes del área de Urbanismo del Ayuntamiento.

La promotora Habitat ha optado por seguir adelante con el derribo: "preferimos tener el solar libre a la espera de saber qué ocurre con la sentencia que emita el Supremo", señalan portavoces del grupo Habitat, que reconocen que, de momento, han paralizado el proyecto de la promoción de pisos. Se ha derribado lo que fue la entrada principal del hospital y se trabaja en el resto de los edificios.

Los vecinos del entorno y el abogado que les representa, Eduardo Moreno, han decidido volver a la carga y también expondrán sus tesis en el Supremo. Ellos demandaron la anulación completa del convenio suscrito y, por lo menos, quieren que el Supremo confirme que el solar de la vieja Quirón siga siendo de equipamientos. "Nos pareció y nos sigue pareciendo que la operación era un pelotazo que beneficiaba a la clínica y no a la ciudad. Por eso ahora insistiremos en que si se tiene que construir algo, que sean equipamientos aunque nos tememos que acaben siendo pisos en forma de centro geriátrico", señala Marta Cañadas, una de las promotoras de la acción judicial.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 21 de enero de 2008