Las empresas familiares alaban la rebaja fiscal

El proyecto de reforma del impuesto de sucesiones que acaba de presentar la Xunta recibió ayer grandes elogios por parte de la Asociación Gallega de la Empresa Familiar (AGEF), que fue informada sobre los detalles del mismo por el conselleiro de Economía, José Ramón Fernández Antonio. Con la entrada en vigor del nuevo texto legal (prevista para después del verano) las empresas familiares verán sustancialmente mejoradas las condiciones para transmitir la propiedad de una a otra generación, ya que sólo tributarán por el 1% del capital transferido frente al 5% que pagan actualmente.

El presidente de AGEF, José Silveira, expresó su agradecimiento a la Xunta por los beneficios que obtendrán las empresas familiares tras la reforma y fue contundente al señalar que la rebaja de impuestos permitirá a estas compañías poder seguir desarrollando su actividad y "evitar que tengamos que emigrar o que haya que vender parte del patrimonio". Silveira se congratuló por el hecho de que las demandas de los empresarios que dirigen compañías familiares hayan encontrado "mucho eco" en el Gobierno gallego.

El grado de satisfacción de este colectivo empresarial es tan elevado que el propio Silveira se mostró irónico ante la posibilidad de ir más allá en la reforma del impuesto: "Habrá quien no esté contento con la reducción del impuesto y aun pedirá que le den una subvención, pero a los empresarios que no tenemos megayates lo que nos interesa es ceder la empresa a nuestros hijos con una exención fiscal importante".

Herederos exentos

Por su parte, Fernández Antonio explicó que la rebaja impositiva que prepara la Xunta convertirá a Galicia, "probablemente", en la comunidad autónoma con el tratamiento fiscal más favorable para las pymes y las empresas familiares. De esta forma, se reduce al mínimo el impuesto de sucesiones para los dos elementos con mayor presencia en el patrimonio de las familias gallegas: la vivienda habitual y las empresas.

El proyecto de ley incluye la exención fiscal para los herederos que reciban menos de 125.000 euros. Además de de las ventajas ya reseñadas para las empresas, se extenderá la rebaja en las sucesiones hasta el cuarto grado de parentesco familiar. La Xunta considera que con estas medidas un 90% de las herencias de la comunidad autónoma dejarán de tributar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 18 de enero de 2008.