Spastor abandona Cibeles para no "morir de éxito"

El dúo de diseñadores dice que quiere vivir de su trabajo, no de subvenciones

Spastor no desfilará en la próxima edición de la Pasarela Cibeles. Y su futuro inmediato se desmarca de cualquier pasarela. El dúo de diseñadores catalanes ha decidido voluntariamente apearse del gran escaparate de la moda en España por "honestidad". Porque, dicen, quieren vivir de su trabajo y no de subvenciones. Con esta misma filosofía, Sergio Pastor e Ismael Alcaina han anunciado que dejarán de hacer colecciones con la regularidad que establece el calendario de la moda.

Abandonan las pasarelas, pero no se retiran, ni desaparece su nombre. Tienen encargos para diferentes clientes, que piensan seguir atendiendo. Y su intención es resolver la que es su gran asignatura pendiente y, opinan, el problema general de la moda en España: una industria incapaz de responder a las demandas de producción.

A juicio de los Spastor, la Pasarela Cibeles se aparta hoy por hoy de sus objetivos e intereses. Aunque reconocen que en su seno se puede vivir muy bien. A saber: reciben ayudas públicas para desfilar, y su trabajo consigue una gran repercusión. Sin embargo, afirman que no les compensa. Porque por muy bien que les vayan las cosas en el escaparate madrileño, no tiene sentido continuar en él cuando luego "no recibimos financiación para producir los encargos recibidos, y en España no contamos con una industria receptiva a la hora de hacer la producción con la calidad que exigimos". Es decir, les pone en riesgo de "morir de éxito", un abismo que dicen haber sentido muy próximo los dos diseñadores, que mantienen su papel como asesores de la plataforma catalana de moda para jóvenes talentos 080, cuya gestión directa ha asumido la Generalitat.

En esta tesitura, los Spastor aseguran encontrarse en una suerte de periodo de transición. Su futuro podría pasar por trabajar para alguna otra marca, aunque sin perder su nombre. Las gestiones realizadas hasta ahora por el dúo, que tiene el 90% de su mercado en Japón, parecen dirigir sus pasos hacia alguna firma internacional en la que intentarán mantener la marca con la que se dieron a conocer en 1995 dentro de ModaFad.

Nadan a contracorriente, pero aseguran que para conseguir un futuro sólido en este campo "no todo es escaparate".

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS