Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:LA CALLE | En la 'web'

Antologías

En mayo de 2007, en www.bdebarna.net, Enric J. S. escribía que habría que hacer un homenaje identitario a Jaume Sisa y Toni Miralda, creadores del malogrado disco Barcelona postal, "una joia introbable". Bueno, pues 25 años después de su publicación, en octubre pasado se reeditó en CD, en una caja de la que se han editado mil copias. Esta semana compré la 280. Contiene 15 canciones de los más variopintos músicos que han cantado a Barcelona. Sólo hay un tema del propio Sisa, un tema que contiene un estribillo "patillero" ("mira la Ciutat Comtal/ és turística i domèstica/ és una postal"), según comenta amistosamente Joan Josep Isern en su blog Totxanes, totxos i maons.

De la rareza de la pieza da una idea que en una página no oficial dedicada a Sisa (www.freewebs.com/jaumesisa) el álbum tiene seis votos, frente a los 197 de Qualsevol nit pot sortir el sol.

Entre el repertorio escogido hay valses, una rumba del gran Gato Pérez, swing italiano, baladas, pasodobles y auténticas marcianadas líricas, para recoger un adjetivo de uno de los blogs. Desde aquel "un vals/ grand-dames et gitanes/ gracieusement/ ont un balancement/ qui trouble les galants") de Maurice Chevalier o la envidia manifiesta de Charles Trenet ("Oh, la, la, si Paris avait la Rambla") al halago ripioso de Augusto Algueró ("tan sencilla y tan altiva/ tan moderna y tan antigua/ tan severa y tan risueña").

Son imaginarios sobre una ciudad que no existe ni seguramente existió. Pero Sisa no es el único recolector de testimonios sobre la ciudad.

Lluís Permanyer acaba de ampliar su catálogo de citas barcelonesas hasta llegar a las 1.000 (1.000 testimonis sobre Barcelona, La Campana). Permanyer incluye en su libro una muestra de letras de canciones con Barcelona dentro. Coinciden algunos nombres, pocos. Añade gente como Dylan, Cohen, Boris Vian, Ferré, Mercury...

A pesar de las 1.000 citas, el libro de Permanyer no agota el repertorio, una buena señal sobre el vigor de Barcelona como sujeto.

Un caso, la poesía de Joan Margarit. Ha publicado una antología, con traducción al castellano y al inglés, de sus poemas que tienen como espacio Barcelona (Barcelona, amor final, Proa).

Un espléndido diálogo consigo mismo y con la ciudad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 14 de enero de 2008