Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Blair acepta trabajar para JPMorgan por un millón de dólares al año

El ex primer ministro británico no descarta asesorar a otros bancos

Tony Blair ha suscitado una gran controversia al conocerse que había aceptado una oferta para asesorar al banco norteamericano JPMorgan por un salario que el diario The Financial Times estimaba ayer en "más de un millón de dólares al año" (680.000 euros al cambio actual y muchas posibilidades de ir al alza porque la cotización del dólar está en mínimos históricos). Aunque es tradicional que los ex primeros ministros procedentes del Partido Conservador trabajen luego para empresas privadas, Blair rompe la tradición que señala que los que proceden del Partido Laborista se conforman con escribir sus memorias y dar conferencias.

El nuevo empleo es compatible con ser enviado de la ONU en Oriente Próximo

"Siempre me he interesado por el comercio", comenta el líder laborista

Blair, que abandonó el poder en junio pasado, ha comprometido ya sus memorias por la cifra récord de cinco millones de libras (6,6 millones de euros) y se estima que ha ingresado ya cerca de 800.000 euros dictando conferencias en China y Estados Unidos. Pero el ex primer ministro, que nunca ha ocultado su gusto por los lujos y el dinero, necesita grandes ingresos para costear su alto nivel de vida tras su paso por la política: hace más de dos años compró un piso de 4,6 millones de euros y se estima que entre ésa y otras propiedades ha de afrontar una hipoteca de 21.000 euros al mes y unos gastos de 265.000 euros anuales para el funcionamiento de su oficina privada. Su pensión como ex primer ministro es de 90.000 euros al año.

La decisión de Blair ha causado polémica más allá del Reino Unido porque, nada más dejar Downing Street, aceptó ser enviado de Naciones Unidas en Oriente Próximo, un cargo no remunerado por el que sólo cobra gastos y tiene derecho a una oficina en la zona. La portavoz de Blair en Israel, Ruti Winterstein, se apresuró ayer a declarar que su nuevo empleo no es incompatible con su misión y aseguró que Blair no firmará más acuerdos con bancos.

Sin embargo, su contrato con JPMorgan puede ser sólo el primero de una serie de acuerdos de asesoramiento a grandes conglomerados, según Financial Times, que asegura que el propio Blair declaró a un corresponsal del diario en Nueva York que piensa aceptar "un pequeño puñado" de acuerdos similares. "Siempre me he interesado por el comercio y el impacto de la globalización", añadió el ex primer ministro. "Hoy día, la intersección entre la política y la economía en diferentes partes del mundo, incluidos los mercados emergentes, es muy fuerte", comentó.

Blair ha destacado mucho más por su intuición política que por sus conocimientos económicos, más bien superficiales. Pero no son sus conocimientos, sino su agenda y su influencia lo que está comprando JPMorgan. Como casi siempre ocurre con los políticos. "Sólo un puñado de personas en el mundo tienen los conocimientos y las relaciones que tiene Blair", declaró al FT el consejero delegado del banco, Jamie Dimon.

El hecho de que el primer empleo del ex primer ministro haya sido con una empresa norteamericana y que sea uno de los mayores conglomerados bancarios del mundo dice mucho sobre el cambio en la política británica con el nuevo laborismo. Antes, sólo los tories se atrevían a hacer esas cosas. Edward Heath fichó por Arthur Andersen; Margaret Thatcher -que vendió sus memorias por 4,6 millones de euros- asesoró a Philip Morris, y John Major fue presidente para Europa de Carlyle y director de Mayflower.

El escándalo del gas ruso de Schröder

Poco después de abandonar la cancillería en Berlín en 2005 tras perder las elecciones, Gerhard Schröder (Mossenberg-Wöhren, 1944) aceptó la propuesta del consorcio ruso Gazprom para presidir el comité de accionistas de la firma Nord Stream. Esta actitud del dirigente socialdemócrata del SPD provocó un escándalo en Alemania, ya que el Gobierno rojiverde de Schröder había avalado una inversión de Nord Stream por valor de mil millones de euros. El ex canciller ha sido muy criticado por sus relaciones con el poder en Rusia.

Aznar, de profesión sus consejos

El ex presidente del Gobierno español José María Aznar (Madrid, 1953) ha rentabilizado a fondo sus ocho años al frente del Ejecutivo con vistas a sus lucrativas actividades privadas de hoy. El dirigente del PP figura como miembro del Consejo de Administración de News International, el emporio periodístico de Rupert Murdoch; en el órgano asesor del fondo de inversiones Centaurus Capital; y en el consejo asesor latinoamericano de la firma estadounidense J. E. Robert. Además, Aznar se dedica a dar conferencias sobre temas europeos.

John Major, entre el críquet y Carlyle

El ex primer ministro británico, el conservador John Major (Surrey, 1943) mantuvo un perfil bajo de actividad privada tras abandonar el cargo. Al principio, ocupó puestos relacionados con el críquet, una de sus aficiones. Pero, más tarde, Major aprovechó su ejercicio del poder político y aceptó ser consejero de la firma de inversiones Carlyle, entre 1998 y 2004. Carlyle es una multinacional, con sede en Washington, que se dedica a las inversiones financieras e inmobiliarias. George Bush, padre, forma parte de esta compañía.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 11 de enero de 2008

Más información