Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 'zulo' de Sabiñánigo escondía 125 kilos de material explosivo

La Guardia Civil halla otro escondite en Lesaka con temporizadores

Prácticamente sólo con el croquis incautado a uno de los dos supuestos etarras detenidos en Mondragón (Guipúzcoa) era posible encontrar el zulo construido por ETA en Sabiñánigo (Huesca). Allí, en un pinar de difícil acceso, esperaban más de 125 kilos de material para hacer bombas. El comando al que pertenecían los dos presuntos terroristas arrestados el pasado domingo en Mondragón tenía escondido en una zona despoblada del valle de Guarguera en Sabiñánigo (Huesca) 125,9 kilos de material para fabricar explosivo: 107 kilos de nitrato y unos 19 kilos de polvo de aluminio.

No fue el único hallazgo. Anoche, agentes del instituto armado procedían a sacar de otro zulo, situado en el término municipal navarro de Lesaka, diverso material hallado gracias a las declaraciones de Martín Sarasola, de 29 años. Los dos arrestados son originarios de ese municipio navarro y los otros dos huidos, cuyas propiedades fueron registradas anoche, también.

La Guardia Civil sacó el material del zulo en presencia de una comisión judicial. El material estaba oculto en las obras de una vivienda que se está construyendo Sarasola en las afueras de Lesaka. Efectivos del instituto armado acordonaron una zona conocida como Otsango Auzoa, mientras los miembros del Tedax se encargaban de sacar el material explosivo. Aunque no había confirmación oficial de su contenido, se halló material similar al de Sabiñánigo en cuatro bidones: detonadores, temporizadores y unos 30 kilos de componentes para fabricar explosivo.

Antes, los agentes de desactivación de explosivos del Tedax habían sacado del escondite de Sabiñanigo tres bidones recubiertos de material aislante para preservar intacto los componentes para fabricar bombas. A su vez, los terroristas habían distribuido ya los 107 kilos de nitrato en 63 bolsas de más de kilo y medio cada una y los 18,9 kilos de polvo de aluminio en otras 63 bolsas de 0,3 kilos.

El instituto armado halló también en el escondite de Sabiñánigo 5 temporizadores, 12 detonadores, 8 rollos de cordón detonante de 2 metros y otro rollo de metro y medio y 83 gramos de pentrita. El material fue expuesto ayer ante los medios en la comandancia de la Guardia Civil de San Sebastián.

El primer zulo fue hallado a las 19.30 del lunes gracias al croquis encontrado en la mochila de uno de los terroristas detenido en Mondragón. Los tres bidones habían sido enterrados en un agujero de poco más de un metro de diámetro en un paraje muy poco transitado y con pistas que llevan a ninguna parte.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 9 de enero de 2008