Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Extraditados tres etarras detenidos en Inglaterra

Los tres presuntos miembros de ETA detenidos en abril de 2007 en Sheffield, en el norte de Inglaterra, y que supuestamente integraban un comando de reserva, a la espera de recibir órdenes para entrar en España y cometer atentados, fueron extraditados ayer a España, según informó un portavoz de Scotland Yard.

Iñigo María Albisu Hernández, de 23 años; Zigor Ruiz Jaso, Lukas, pamplonés de 29; y Ana Isabel López Monge, de 36, fueron arrestados el 27 de abril del 2007 en varios domicilios de Sheffield en ejecución de tres órdenes europeas de arresto. Los tres fueron detenidos por agentes de la brigada de extradiciones de Scotland Yard y la Policía del condado norteño de South Yorkshire, en colaboración con la Guardia Civil. El pasado 14 de diciembre, los tres presuntos etarras perdieron el recurso de apelación que habían presentado contra su entrega a las autoridades españolas. Dos jueces del Tribunal Superior de Londres desestimaron los argumentos de los abogados de los tres.

Los presuntos etarras habían apelado contra el fallo de la jueza Caroline Tubbs, del Tribunal de Westminster de Londres, que el 17 de agosto de 2007 ordenó devolver a España a los tres acusados. Hernández, Ruiz Jaso y López Monge están acusados de formar en Inglaterra un comando de reserva "a la espera de recibir instrucciones de sus superiores para viajar a España y perpetrar atentados terroristas", según las autoridades españolas.

'Comando Donosti'

Según fuentes de la lucha antiterrorista en España, la captura de los presuntos etarras fue consecuencia de la operación efectuada por la Guardia Civil el pasado 28 de marzo, durante la que fue desarticulado el comando Donosti de ETA, que pretendía reorganizarse en Navarra y el País Vasco.

En varios recursos en el Reino Unido, los abogados de los tres presuntos etarras alegaron "errores formales" de las euro-órdenes -una tramitación aprobada para simplificar las extradiciones en los países miembros de la Unión Europea-, que calificaron de "poco claras" y "vagas". Las defensas también aludieron a un abuso del proceso en la obtención de pruebas que inculpaban a uno de los detenidos mediante supuestas torturas cometidas en España. Los abogados se refirieron a una declaración del presunto etarra Arkaitz Agote Cillero, detenido tras la desarticulación del comando Donosti el pasado mes de marzo, quien afirmó que había recibido malos tratos por parte de la Guardia Civil.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 9 de enero de 2008