Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La noche más mágica

Los Reyes 'limpian' de basura el metro

Los servicios mínimos acicalan las estaciones cercanas a la Cabalgata

Mientras la basura se acumula en la red del metro, las estaciones próximas a la Cabalgata de los Reyes Magos estaban ayer impolutas. La huelga del suburbano, que cumplió su vigésimo día, no se notó en casi todas las paradas próximas al recorrido de Sus Majestades de Oriente. Salvo en la estación de Nuevos Ministerios, donde los andenes de la línea 6 rebosaban suciedad (papeleras desbordadas, los suelos sin barrer y pegajosos, cientos de colillas en la entrada a la propia estación, junto a El Corte Inglés, e incluso chicles pegados en los apoyamanos de las escaleras mecánicas), el resto de paradas presentaban muy buen aspecto.

En Gregorio Marañón (líneas 7 y 10), Serrano (línea 4), Colón (línea 4), Alonso Martínez (líneas 4, 5 y 10) y en la estación de Banco de España (línea 2) la limpieza era más que correcta. Exactamente igual que antes de que comenzara la huelga. La única suciedad que se encontraba era la normal que se genera en momentos de mucho movimiento. Como por ejemplo en la estación de Gregorio Marañón, cuando alrededor de las 19.15 absorbía a cientos de personas que habían terminado de ver la Cabalgata. Idéntica situación pero con muchísima más gente se vivió en la estación de Banco de España a partir de las 20.15. Había tanta gente que la policía y agentes de seguridad privados de Metro ordenaban la entrada en la boca del suburbano. Metro aumentó un 22% el número de trenes en las líneas 2, 4, 5 y 10, aquellas cercanas a la Cabalgata. El refuerzo del suburbano ocurrió entre las cuatro de la tarde y las nueve de la noche. Las aglomeraciones no fueron de consideración. Pese a los cientos de miles de personas que llegaron a transitar por el centro, el metro fue capaz de absorber el trasiego sin dificultades ni aglomeraciones importantes en los trenes. El Ayuntamiento había recomendado usar el transporte público, "sobre todo el metro", ante los cortes de tráfico.

Un limpiador de los servicios mínimos (60%, en andenes, y 50%, en los trenes) explicaba en una de las estaciones que mantenían un perfecto estado que recibieron órdenes de su empresa para dejar las estaciones próximas a la Cabalgata en buenas condiciones. Era una situación muy parecida a la que se vivió el pasado domingo con la manifestación en favor de la familia en la plaza de Colón. Este empleado de la limpieza, que prefirió no dar ni su nombre ni el de su empresa y que pidió que no se citara la estación en la que estaba trabajando, señaló estar de acuerdo en la mayor parte de los motivos de la huelga (estabilidad laboral y equiparación salarial). "Por ejemplo estoy de acuerdo en que nos hagan fijos a todos los que estamos con contratos temporales", explicó. Lo que no entiende, sin embargo, son las "amenazas" de algunos de sus compañeros: "No puede ser que vengan a ensuciar las estaciones y que encima se enfrenten a los que tenemos que estar con los servicios mínimos. A veces se pasa miedo". Fuera del área de influencia de los Reyes Magos, el metro apestaba.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 6 de enero de 2008