Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Guatemala cerca a los asesinos de tres diputados salvadoreños

La policía detiene al presunto 'coordinador' del crimen

Un centenar de agentes de élite de la policía guatemalteca detuvieron ayer a Carlos Alberto Gutiérrez Arévalo, de 34 años, señalado por el Ministerio del Interior como "el coordinador" del asesinato de tres diputados salvadoreños del Parlamento Centroamericano y de su chófer, ocurrido en la ciudad de Guatemala el 19 de febrero de 2007. Otro implicado en el caso, alcalde electo de la ciudad de Jutiapa, fue declarado prófugo de la justicia.

Los diputados, entre ellos Eduardo D'Aubuisson, hijo del militar salvadoreño Roberto D'Aubuisson, habían llegado a la capital guatemalteca para asistir a una reunión rutinaria del foro regional. A la entrada de la ciudad, fueron secuestrados y llevados a una finca próxima, donde fueron asesinados y quemados para borrar pistas.

Los autores materiales, cuatro policías que se conducían en un coche oficial, fueron capturados de inmediato, gracias a que los vehículos del cuerpo están dotados de un sistema de localización por satélite (GPS), lo que permitió comprobar su presencia en el lugar y la hora del crimen. Los cuatro fueron asesinados tres días más tarde en el interior de su calabozo, en una prisión de alta seguridad.

El misterioso 'Montaña 3'

Gutiérrez es el misterioso Montaña 3, a quien las autoridades señalan como "pieza clave" del crimen. Fue detenido en la aldea La Laguna, en el departamento de Jutiapa, fronterizo con El Salvador.

En la misma operación se pretendió, sin éxito, capturar a Manuel de Jesús Castillo, diputado y alcalde electo de Jutiapa (la capital del departamento), quien se encuentra desaparecido desde que los tribunales lo despojaran de su doble inmunidad la semana pasada. Ha sido declarado prófugo y las autoridades ofrecen una recompensa de 100.000 quetzales (algo menos de 10.000 euros) a quien ofrezca información sobre su paradero.

A Castillo y a Gutiérrez los liga al proceso un intercambio de un centenar de llamadas telefónicas el día del asesinato. Sobre el congresista, pesa, además, la sospecha de estar ligado al narcotráfico, dado su extravagante nivel de vida que incluye la compra de un coche Hummer al cantante mexicano Luis Miguel. Hasta ahora había evadido la acción de la justicia gracias a la inmunidad que ampara a los cargos públicos que ocupa.

El presidente de El Salvador, Antonio Saca, manifestó su complacencia por la captura y calificó el hecho como una "señal positiva" en el esclarecimiento del crimen. El asesinato de los diputados, y la posterior matanza de los autores materiales, puso contra las cuerdas a Guatemala y obligó a la dimisión del ministro del Interior. Desde entonces, los parlamentarios centroamericanos sesionan en Nicaragua. El caso precipitó la instalación de la comisión internacional contra la impunidad en Guatemala, auspiciada por la ONU y dirigida por el ex fiscal español Carlos Castresana. Esta oficina apoya a las autoridades en la lucha contra las redes del crimen organizado, muchas veces enquistadas en las estructuras del Estado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 5 de enero de 2008