Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

La custodia de la memoria obrera

La Fundación 10 de marzo guarda miles de documentos de la lucha proletaria

El 10 de marzo de 1972, la policía franquista asesinaba en Ferrol a los obreros de Bazán Amador Rey y Daniel Niebla. La fundación de CC OO en Galicia recogió, 19 años después, aquella fecha como nombre. Organizar un archivo de historia sindical gallega, formar un fondo hemerográfico y bibliográfico sobre el mundo del trabajo o contribuir a la recuperación de la memoria histórica contemporánea fueron algunos de los objetivos iniciales de la institución. "Para estudiar las luchas de la clandestinidad es imprescindible pasar por nuestro archivo; no digo únicamente pasar por aquí, pero sí imprescindible", asegura Víctor Santidrián, director del área de historia de la Fundación 10 de marzo.

Los archivos acogen un maletín de doble fondo y una 'vietnamita'

"La mayoría de los objetos provienen de viejos militantes y dirigentes de CC OO"

"Nuestro trabajo se divide en la sección de publicaciones, la de seminarios socioeconómicos y la de archivo, que es el meollo de la fundación", explica Santidrián. Entre los documentos custodiados en la nave industrial del polígono compostelano de O Tambre, que acoge la fundación presidida por Manuel Villares, se pueden encontrar desde un boletín de las Irmandades da Fala de 1916 a un ejemplar en castellano de la publicación periódica de la Komintern, del año 38. Esas paredes guardan prensa clandestina, carteles, libros y fotografías en una interpretación amplia del concepto de memoria histórica. Un maletín de doble fondo, utilizado en los años 50 para transportar documentación prohibida, o una de aquellas legendarias vietnamitas, antecedentes lejanos de la fotocopiadora pero exclusivamente agit prop, también han dado con refugio allí, bajo la etiqueta de objetos especiales.

"La mayoría de los fondos aquí depositados proceden de nuestros contactos con particulares, con viejos militantes y dirigentes, de sedes de Comisiones que cierran y nos envían sus archivos", relata Santidrián. "Incluso el grupo parlamentario de Esquerda de Galicia depositó aquí sus documentos". Lo más parecido a un archivo completo del Partido Comunista de Galicia, quizás la formación antifranquista más activa, está igualmente en O Tambre, a disposición de los investigadores. "Son 600 cajas inventariadas pero no catalogadas, y otras tantas sin tan siquiera tocar, llenas de este tipo de material, hasta del proceso de depuración de los carteros de Lugo en la posguerra", dice Santidrián, que se lamenta de la falta de recursos para afrontar un proceso de catalogación ingente. La Fundación 10 de marzo, directamente ligada a CC OO, se financia mediante subvenciones institucionales, convenios puntuales o donativos de particulares.

Santidrián se enorgullece al mostrar los fondos de publicaciones periódicas. "Los ejemplares de Mundo Obrero [el órgano impreso de información del PCE] pertenecientes a los años 1946, 1947 o 1948, sólo se pueden consultar en esta fundación y en el archivo del PCE en Madrid", afirma. Durante aquellos últimos años de la guerrilla antifranquista, Mundo Obrero se elaboraba en un poco discreto formato tabloide entre Tolouse, Francia, y París. La revista teórica del mismo partido, Nuestra Bandera, también forma parte de la sala de archivos, junto a más de 500 cabeceras clandestinas de otras formaciones como la UPG, el Movimiento Comunista o la Liga Comunista Revolucionaria.

Además de la función de archivo, la fundación cuenta con brazo editorial. Los testimonios memorialísticos de comunistas históricos como Paco Filgueiras o labriegos militantes como José Ares, la biografía de la guerrillera Enriqueta Otero -19 años de encarcelamiento- la revista anual Dez eme, los facsímiles de la hoja clandestina de CC OO en Lugo, Democracia Obreira, o del especial de Cuadernos para el diálogo sobre Castelao son los peculiares frutos en forma de libro de la 10 de marzo. La fundación, que mueve por institutos y colegios de toda Galicia exposiciones itinerantes de paneles y unidades didácticas sobre la enseñanza y la imagen en la II República o la vida cotidiana en el franquismo, prepara en la actualidad una muestra exhaustiva sobre las huelgas de 1968 en la universidad gallega.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 3 de enero de 2008