Borja-Villel deberá estar tres meses más al frente del Macba

El nuevo director del Museo Reina Sofía, Borja-Villel, no podrá comenzar a ejercer hasta el mes de marzo por lo que, si no hay cambios de última hora, no estará en Madrid durante la celebración de la feria Arco, del 13 al 18 de febrero. De momento se ha comprometido con los responsables de las instituciones que rigen el Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona (Macba) a cumplir su contrato y permanecer tres meses más al frente del centro barcelonés. Pese a los insistentes rumores, el fallo del concurso del Reina Sofía cogió por sorpresa a las instituciones catalanas que rigen el Macba ya que Borja-Villel les había asegurado que no se había presentado y, además, confiaban en que desde el Ministerio de Cultura les informarían de la decisión antes de verlo en los medios.

Con todo, han decidido tomárselo con calma. A finales de enero convocarán una reunión especial de la comisión delegada del museo para decidir cuál será el sistema elegido para sustituir a Borja-Villel, que casi con toda seguridad será un concurso. La programación de 2008 está cerrada y la de 2009 también está muy avanzada por lo que, de momento, no hay prisa para encontrar un sustituto.

El consejero de Cultura de la Generalitat, Joan Manuel Tresserras, comentó ayer en una entrevista radiofónica que consideraba "arriesgada" la decisión de Borja-Villel, porque a su juicio no tendrá en Madrid "el margen de libertad" que ha tenido en Barcelona. Con todo, y teniendo en cuenta que se mantienen las buenas relaciones con el todavía director del Macba, Tresseras confío en que "le vaya bien" en su nueva etapa. Más crítico se mostró con el ministerio con el que, indicó, las relaciones políticas "son complicadas".

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS