Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Fin de año sin tregua

En Nochevieja se multiplican este año las oportunidades para vivir experiencias de ocio alejadas de lo convencional

Desde el lujo extremo hasta lo verbenero, desde las madrugadas salvajes hasta los retiros armoniosos, el mercado lo ofrece todo al detalle para un consumidor que en Nochevieja no solo se divierte por derecho, sino como obligación.

No están lejanos los tiempos en que la última noche del año ofrecía en esencia un refrito pachanguero de posibilidades lúdicas, en donde las uvas peladas, la bebida de garrafón y los salones decorados en plan mercadillo eran lo más. Por no hablar de la costumbre lamentable, en muchos de estos cotillones, de anunciar fiesta sin haber recibido aún la pertinente licencia administrativa para la celebración. Sin embargo, esto, que aún sigue, ha ido dejando paso a opciones más acordes con los últimos tiempos. Algo que quizás sea también reacción a la creciente costumbre social de organizar para esa noche fiestas privadas en casa con los amigos -algo que este año cobra nuevo aroma con los juegos sociales que ofrecen consolas como la Wii-; el caso es que el sector hostelero ha ido poniéndose las pilas y, para conectar con 2008, las posibilidades son casi infinitas y pensadas para segmentos definidos de población. Porque se tiende hacia la especialización de la oferta. Así, poco tiene que ver la gente que escoge asistir esa noche a una fiesta ilegal o rave con el que se sube a una atracción de Terra Mítica para tomarse las uvas; nada tiene que ver quien pasa el día 1 degustando un almuerzo en un hotel fino tras haber digerido la noche antes una cena de ensueño, con quienes se deciden a correr en calzoncillo rojo en la carrera de fin de año de La Font de la Figuera. Desde el Ayuntamiento de este pueblo de la provincia de Valencia se indica que en la última Nochevieja participaron en esa competición por primera vez mujeres -en bragas y sujetador- y se contabilizaron hasta 250 participantes. "Nada mejor puedes hacer en fin de año", le dicen a uno por allí.

La oferta para la Nochevieja abarca el lujo extremo y lo verbenero

El mercado ofrece todo para una noche en la que divertirse es obligación

Sin embargo, muchos otros apuestan por los ágapes que duran horas. Los que sienten atracción por lo espectacular ya han reservado cena, resopón y resaca en espacios como el Bali de Benidorm, el hotel más alto de Europa. "Es una noche intensa para los que trabajamos", apunta Lucas Fuencemillán, jefe de cocina del hotel, "mucha gente paga un buen dinero por una cena que debe transmitirle sensaciones que no olviden".

Difícil resulta contratar gente para eventos de este estilo durante esa noche, algo que hay que tener en cuenta frente a los altos precios que se imponen. Tanto como lo es aquello que podemos escoger, según nuestros gustos, o del esfuerzo que seamos capaces de hacer para sentirnos especiales.

PARA LOS AMANTES DEL LUJO

No pocos de los restaurantes más exquisitos y prestigiosos suelen cerrar la noche de las uvas. Por eso, la opción del máximo confort y de las mesas más elaboradas suele ligarse ahora a determinados hoteles que resplandecen con su opción de cena más fiesta más habitación. Algo que cobra interés para evitar después la carretera, una enemiga clave la primera madrugada del año. Algunos de estos establecimientos facilitan al cliente la habitación hasta las dos de la tarde -algo que se agradece tras la fiesta- y también un brunch para el día 1, que es como se refiere ahora al desayuno-almuerzo de días festivos. El Westin Valencia, un cinco estrellas ubicado en un edificio modernista rehabilitado, es uno de ellos. Situado en la zona de La Alameda, brinda cena, cotillón, el sorteo de una joya de diamantes y oro blanco, una fiesta privada con carta de champaña y disc jockey de funky, y el ya referido brunch. Los precios llegan hasta los 600 euros por habitación. Algo similar se debe pagar en el fascinante complejo Dénia Marriott, junto al campo de golf La Sella y con vistas al parque natural del Montgó. Hay que preparar 325 euros por persona que incluyen "una cena de nueve platos en ambiente de intimidad y romance", barra libre, música en vivo, habitación y desayuno. Y el Sidi Saler, el hotel de lujo más clásico de Valencia, en las dunas de la playa del parque natural de l'Albufera, oferta -si es que se puede utilizar este verbo para precios de escalofrío- una cena con fiesta, alojamiento y desayuno por 284 euros. El hotel Las Arenas, con su arquitectura que apabulla al más estoico, ofrece gala a partir de 315 euros con cena que incluye piruleta de foie, bogavante, erizo, champaña y ramillete de vinos. Por supuesto, la etiqueta es recomendable -lo que significa exigible- en estos casos.

CON ASPIRACIONES A LA EXCLUSIVIDAD

Hay que añadir que la Nochevieja, con su halo de algo que sólo pasa una vez al año y sus fiestas ad hoc, es sobre todo adorada por aquellos que no pueden pagarse nada como lo dicho arriba, pero que les gustaría hacerlo, y, aunque sólo sea por unas horas, quieren sentirse como si pudieran. Bueno, pues para ellas, 2008 empieza de múltiples formas, sobre todo en el área de Valencia. Las instalaciones de La Hípica, por ejemplo, son un clásico. Hay cena cóctel, dos ambientes, resopón o barra libre y con lo que se llama media-etiqueta, ya se puede acceder. Lo mismo pasa en el Alameda Palace, el salón de bodas y banquetes más conocido en la ciudad. Por 80 euros, barra libre y flirteo de rancio abolengo están garantizados. En los salones La Pérgola, a un suspiro del circuito de Cheste, cena con canapés, ostras y paletilla y baile con orquesta. Los que venden entradas -a 135 euros- advierten de que la fiesta está pensada para público entre los 30 y 60 años, puede que más de los segundos. Para los algo más jóvenes, en el complejo de Riba-roja Peñasol, la promotora Versus celebra una fiesta de onda glamour para las masas a 70 euros. Aunque el paroxismo de eso se lo lleva la fiesta que, a 60 euros en puerta, se montará en el multiespacio Las Ánimas del edificio Dockas de puerto, que tanto se benefició este verano de la Copa del América. Aún más cerca de donde estuvo el meollo de las regatas, el local llamado Defender, situado a nada del edificio Veles e Vents, ha anunciado fiesta a partir de 40 euros.

En un espectro más tradicional, el Casino Antiguo de Castellón se convertirá en centro de miradas, ya que la retransmisión de las campanadas de fin de año se hará desde su terraza. Prepara cena a 140 euros. En Alicante, en el Real Club de Regatas, la cifra de euros baja a 70, pero no hay comida, sólo fiesta en plan universitario encorbatado.

UNA NOCHE SERENA

Sin embargo, hay otro tipo de posibilidad que se expande en Nochevieja: la del relax. Se calcula que, en todo el país, los establecimientos de turismo rural van a tener un 80% de ocupación. Por ejemplo, a través de Internet se facilita, sólo por 14 euros, ser una de las 30 personas que encaren el Año Nuevo en El Forn del Moro, una gran casa del pueblo valenciano de Bufali, que combina la historia y la tradición con instalaciones tan actuales como el hidromasaje. También, por sólo 25 euros por persona y jornada, se brinda tomar las uvas en casas rurales castellonenses del Maestrat i l'Alt Palància, aunque, para que el buen precio se mantenga, se recomienda que cada una de ellas sea ocupada por una decena de inquilinos. Esta vez en la playa, hay oferta para pasar los últimos días del año en Peñíscola, combinando visitas al castillo con senderismo, hípica y también cena de fin de año. El precio oscila entre los 160 y los 350 euros. El agua, aunque de diferente modo, es protagonista en el paquete de Nochevieja que ofrece el hotel Rosaleda del Mijares para los días 30 y 31, que incluye una cena de lujo por 230 euros, teniendo a 100 metros el muy conocido balneario de Montanejos. Y es que las terapias líquidas para fin de año arrasan como descompresión. Por eso, el hotel Termas Marinas El Palasiet de Benicàssim ofrece un especial Nochevieja de cuatro jornadas que, aparte de la gran cena, incluye, pagando entre 500 y 700 euros, circuitos biomarinos o sesiones de vinoterapia y chocolaterapia.

ESTILO LAS VEGAS

Pero la voluntad de hacer algo relacionado con la grandilocuencia suele afianzarse en una noche que parece condenada a lo excesivo. En este sentido, una parte importante del público gusta de comportarse ese día como si viviera en una ciudad de vacaciones, como si lo exagerado y lo que va más allá del refinamiento establecido fuera el camino del mayor disfrute. El paradigma, cómo no, late en Benidorm, una ciudad con fuerte ambiente de todas las edades en Nochevieja. El Hotel Bali, de dimensiones gargantuescas, y que suele estar repleto en esas fechas, ofrece una cena de lujo para centenares de personas a partir de 145 euros. También la sala de fiestas Benidorm Palace, la versión mediterránea de la cena con espectáculo de ciertos locales de Las Vegas, se descuelga con un menú de 160 euros durante el que se podrán contemplar números de revista. Pero si lo que alguien quiere es sentirse de verdad como en la ciudad que nunca duerme, debe participar del nuevo auge -casi mundial- de los casinos como concepto de ocio. Por eso, el exclusivísimo hotel Denia Marriott, aparte de su llamada "cena gourmet" referida antes, ofrece su gala Casino Royal, en la que el cliente juega a la ruleta con dinero falso, mientras bebe, degusta una cena de seis platos y baila al son de una orquesta, para luego subir a dormir, por 295 euros. Por su parte, el Casino Mediterráneo, entre La Vila Joiosa y Benidorm, y donde sí se juega con dinero de verdad, brinda cena con fiesta y barra libre a 160 euros. Y el Monte Picayo de Valencia, sólo cena a 130 euros. Luego, juego hasta la madrugada.

FIESTA PURA

Y también el sector estricto de las fiestas para bailar hasta reventar en Nochevieja ha mejorado algo o, como mínimo, cuida algo más su personalidad. Para empezar, por fin los promotores de fiestas traen para esa fecha a artistas de renombre a algunos locales, en vez de meter al primo, hijo, hermano o sobrino del dueño a poner música tras la cabina. Barraca, en Sueca, Valencia, es la discoteca que más en serio apuesta por ello, y traslada a Valencia una edición de Circoloco, una de las fiestas ibicencas más famosas, que también celebra edición de fin de año en la isla blanca y en Londres.

En Valencia se celebra con disc jockeys internacionales conocidos —David Squillace y Dan Ghenacia— y con una apuesta por lo último: la presencia de Rhadoo como pinchadiscos de Europa del Este, que son los que están más de moda de ahora. Barraca abrirá esa jornada a la 1 de la madrugada, y no se sabe cuándo cierra. A 30 euros está la entrada anticipada. También en Valencia, el espacio Guru, frente a los cines Kinépolis de Paterna, ofrece, por 45 euros, una sesión maratoniana del conocido disc jockey de Los 40 Principales Luis López, que repasará los éxitos bailables del año que se esfuma. En su ubicación actual en la playa de la Malva-rosa, el espacio Le Club ultima un especial de sus pinchadiscos residentes para repasar toda su historia, con entrada a 25 euros. Se anuncia fiesta de la emisora Máxima FM en la antigua sala Ku Manises —a partir de 50 euros—; también hasta la madrugada del club inglés Ministry of Sound en el Ateneo de Valencia, a unos 60 euros, y sin la presencia de ningún disc jockey estrella del club londinense tras las cabinas. A su vez, dos locales muy conocidos en la capital del Turia, Radio City y El Loco, ofrecen sendas interpretaciones de esa noche marcadas por el mestizaje y por el batiburrillo ecléctico de músicas y de gentes de todo tipo, con entrada en torno a los 20 euros. Por una cantidad similar, Masía, en Segorbe, Castellón, pensando en los amantes de lo más duro, y Camelot, en Santa Pola, para devotos del pop, ofrecen fiestas en las que rinden tributo a su público. Y para quienes huyen de lo convencional, aparte de las múltiples sesiones after que se pueden dar en la mañana de año nuevo, hay convocada tras las uvas una rave —o fiesta ilegal— en un túnel de un municipio alicantino. Todos los finales de año se celebra una en algún punto de la Comunidad, así que ésta no iba a ser una excepción.

FUERA DE LO COMÚN

Ciertamente, pasear por locales que no cobran entrada, como los del casco antiguo de Valencia y Alicante, ya es salirse de lo convencional en una fecha tan ligada al atraco en taquilla. Sin embargo, correr la carrera popular de San Silvestre en Valencia, en la víspera de la Nochevieja, aún lo es más. Aunque nada comparado con trotar en calzoncillos o bragas en la cada vez más animada carrera en ropa interior (roja) que se celebra en La Font de la Figuera apenas tragar la última uva. Por supuesto, un evento musical como Festivern, centrado en la música popular y reivindicativa, y con Obrint Pas como gran atracción —24 euros la entrada, en el municipio valenciano de Benifairó de la Valldigna— también destaca fuertemente entre lo menos previsible. Como lo hace, aunque en otro sentido, la oferta del parque temático de Benidorm Terra Mítica: por 150 euros, cena, fiesta, barra libre y la posibilidad de tomar las uvas a 100 metros de altura en la atracción Infinnito. Sin duda, diferente, sin entrar en más detalles.

Ayuda práctica

No resulta fácil saber cómo conseguir entradas o reservas para determinados establecimientos en fin de año. En algunos casos, la falta de esa posibilidad puede provocar que el cliente se quede sin acceder. Los amantes del lujo deben tenerlo en cuenta especialmente, ya que la oferta es variable y limitada. Para atender las diferentes opciones del hotel Westin Valencia —que ofrece servicio de Nochevieja a partir de 180 euros— puede consultarse la página www.westin.com y para observar las diferentes posibilidades de menú en el Denia Marriott, www.lasellagolfresort.com, donde encontramos que la categoría del menú crece desde los 99 euros hasta las cifras más altas. En cuanto a quienes deseen acudir a las diferentes fiestas en salones o clubes, deben tener en cuenta que a medida que se acercan los días precedentes a la fiesta, los precios suben. Para evitarlo, hay que buscar en www.mundoanuncios.com y encontrar las referencias concernientes a la venta de entradas en espacios de la Comunidad: esa venta para la mayoría de salones o discotecas es llevada por equipos comunes de relaciones públicas, y se ofrecen sus teléfonos móviles en esta página. Otra opción recomendable, que aglutina las diferentes posibilidades y sutuaciones de locales, se encuentra en www.discotequeros.com, en su sección de foros, en la que hay que buscar las referencias a la venta de entradas para saber si el precio ha variado en los últimos días.

Asimismo, para conseguir buenas casas rurales en Castellón, se puede escribir al contacto novotur@novotur.net o bien llamar al 964711514, donde uno es informado de precios y de las posibilidades que áun le quedan. Para conseguir balnearios, es mejor consultar www.dormirenbalnearios.com y si lo que se busca es el relax en la playa de invierno hay que consultar www.ofertascostaazahar.com o llamar a su teléfono móvil, 661646428.

Sin embargo, si deseamos saber todo sobre las condiciones para llegar y acceder al Festivern, basta con visitar www.festivern.com y seremos desviados hacia un weblog del portal Vilaweb donde obtendremos una información muy completa e información útil para llegar hasta donde se celebra. Para Terra Mítica, lo mejor es visitar www.terramiticapark.com/es/nochevieja.htm, donde obtendremos las diferentes ofertas para fin de año. La más completa es la llamada Almadrava, aunque también es la que resulta más cara.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 24 de diciembre de 2007

Más información