Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Y ahora, ¿concurso en el Macba?

El Reina Sofía ha cerrado su crisis, pero a cambio se abre otra en el Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona (Macba). Nada más conocerse el traslado a Madrid de su director, Manuel Borja-Villel, desde el sector artístico se han alzado voces pidiendo también un concurso internacional para encontrarle sustituto. Ayer mismo, las asociaciones catalanas de artistas visuales, de críticos y la de las galerías independientes consensuaron un documento en el que reclaman que se abra "un proceso similar al aplicado en el Reina Sofía". Es decir, que haya un concurso internacional cuya convocatoria, indican, debería tener un plazo más amplio que el que se ha tenido para el Reina, y que todos los candidatos presenten un proyecto sobre el que decidirá un jurado independiente. Además, incluyen el extra de pedir que las instituciones titulares del Macba deleguen su representación en el consorcio a expertos en arte ya que ahora sus componentes son políticos o empresarios.

Artistas, críticos y galeristas catalanes piden un proceso como el del Reina

Es bastante fácil que haya concurso porque, con más o menos éxito, en los últimos tiempos este sistema es el que se ha ido imponiendo en los grandes equipamientos culturales de la ciudad. Así fue en el caso del Museo Nacional de Arte de Cataluña -en el que Eduard Carbonell fue sustituido en abril de 2006 por Maite Ocaña-; en el del Museo Picasso (donde Ocaña fue sustituida por Pepe Serra); y hubo concurso también para elegir al nuevo director del Museo de Historia de la Ciudad, que en octubre se falló a favor del geógrafo Joan Roca.

La marcha de Borja-Villel tendrá un impacto importante en el mundo cultural de Barcelona porque, tanto en la Tàpies como sobre todo durante su estancia al frente del Macba, ha tenido un papel muy influyente en el debate artístico de la ciudad. Su prestigio ha ido creciendo con los años pese a que, como es lógico en todo trabajo público, haya tenido críticas veladas desde distintos sectores debido a una programación que algunos consideraban en exceso elitista y otros pocos atenta al entorno artístico local. Aun así, el respeto por su labor es casi unánime, tanto entre los artistas y colegas como entre los políticos y patronos privados del museo.

Y es que el Macba tiene la peculiaridad de estar regido por un consorcio en el que participan las instituciones públicas (Generalitat de Cataluña, Ayuntamiento de Barcelona y a partir del próximo año también el Ministerio de Cultura) y la Fundación Macba, integrada por empresas y coleccionistas privados cuya principal cabeza visible es el empresario Leopoldo Rodés. Será este consorcio, o su comisión delegada, el que decida cuál será el sistema para sustituir a Borja-Villel, que aún tiene que presentar oficialmente su renuncia, aunque todo apunta a que se optará por el sistema de concurso. En principio está prevista una reunión para la próxima semana entre las distintas partes que rigen el museo. La prisa será relativa. El programa expositivo para 2008 está cerrado, aunque es de suponer que querrán cerrar la crisis cuanto antes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 23 de diciembre de 2007