Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Holanda educa en la prevención desde los 11 años

La fórmula aplicada por Holanda para convertirse en el país con la tasa más baja de embarazos adolescentes de Europa (en 2006 hubo 5.400 entre muchachas de 15 a 19 años, de las cuales abortaron un 66%) es sencilla. Los padres, los docentes y las autoridades sanitarias asumen que las relaciones sexuales a esas edades son una realidad.

En lugar de tratar de evitarlas, han unido sus esfuerzos para proporcionar la mayor información posible sobre la planificación familiar. En la práctica, y entendiendo que los valores morales se aprenden en casa, la mitad de las escuelas de primaria dan unas pinceladas de educación sexual hacia el último curso (entre 11 y 12 años). En secundaria, la asignatura de Biología profundiza en la reproducción humana. Las lecciones se tratan como cualquier otra, con deberes y exámenes obligatorios.

También dentro del horario normal, los estudiantes de 12 y 13 años reciben documentación sobre relaciones sexuales, métodos anticonceptivos y enfermedades de transmisión sexual. Presentadas de forma atractiva, con ilustraciones y un lenguaje cercano al joven lector, las gacetillas incluyen direcciones y teléfonos de centros sociales o sanitarios que puedan resultar útiles. "Aseguramos la confidencialidad del adolescente partiendo de la base de que una actitud liberal sobre la sexualidad es beneficiosa para la salud", según un portavoz sanitario.

En 2005, de las 32.982 interrupciones del embarazo practicadas, un 0,5% fue a niñas entre 10 y 14 años y en la franja de 15 a 19 años hubo un 14,5%.

La Ley del Aborto entró en vigor en Holanda en 1984, y obliga a un periodo de reflexión de cinco días entre la visita al médico y la operación misma.

El país cuenta con 16 clínicas especializadas que efectúan el 95% de los abortos. Del resto se ocupa cualquiera de los 99 hospitales con licencia. En ambos casos deben reportarse los datos a los servicios de inspección. A partir de 2008, el Ministerio de Sanidad destinará 3,5 millones de euros al año a la información sobre embarazos no deseados, violencia sexual y enfermedades venéreas a jóvenes hasta 24 años.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 22 de diciembre de 2007