Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento tiene paralizados 70 convenios por los que recibió 16 millones

"Como haya que devolver el dinero, iremos a la quiebra", comentó el regidor

El anterior alcalde del Ayuntamiento de Totana (Murcia), el hoy diputado regional del PP Juan Morales, firmó durante su mandato unos 70 convenios urbanísticos por valor de 65 millones de euros. "Ingresar dinero rápido en los ayuntamientos a golpe de convenio" es, según fuentes jurídicas, un sistema muy habitual.

Pero el dato de Totana adquiere relevancia ahora por dos razones. Primero, porque Morales está siendo investigado por su presunta participación en la trama de corrupción urbanística destapada por la unidad de élite de la Guardia Civil, la UCO. Los responsables de la investigación sospechan que para firmar al menos uno de esos convenios, el ex alcalde llegó a exigir al constructor tres millones de euros.

Pero la cifra también es importante porque los promotores llegaron a adelantar, tras la firma de los convenios, unos 16 millones de euros, que el municipio deberá devolver si los planes llegaran a anularse. Por cada convenio firmado, el Ayuntamiento tenía por costumbre pedir a la otra parte por adelantado un 25% del dinero total establecido por la recalificación. El resto, una vez aprobado el Plan de Ordenación Urbana y hecha la recalificación. Todo se ha venido abajo, ya que el planeamiento urbanístico de Totana ha sido paralizado por la Comunidad de Murcia.

En el marco de la Operación Tótem, la Guardia Civil captó una conversación entre el actual alcalde, José Martínez Andreo, también del PP, y que está encarcelado por su presunta participación en la trama, y un amigo suyo. En ella Martínez expresaba su preocupación por el dinero adelantado: "Si las arcas sobreviven es gracias a los convenios. Como el plan general no salga y haya que devolver el dinero que nos han adelantado, el Ayuntamiento irá a la quiebra", afirmó.

El comentario, grabado, forma parte de las conversaciones interceptadas al alcalde y que figuran en las diligencias de la trama urbanística de Totana, que ya se salda con 13 detenidos.

Según fuentes jurídicas, otras conversaciones interceptadas al alcalde revelan que éste mezcla sus intereses privados con los públicos. Por el tono de sus conversaciones con terceros, algunos de ellos beneficiarios de recalificaciones, se observa que Martínez Andreo no distingue sus negocios privados de la gestión municipal.

"Maneja el Ayuntamiento como si fuera su propia economía familiar", señalan los citados medios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 22 de diciembre de 2007