Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Las nuevas líneas del AVE

Ciudades que cambian a alta velocidad

El AVE llega a tiempo a Valladolid y Málaga mientras Barcelona espera decepcionada

Los trenes de alta velocidad españoles pulverizan todos los tópicos sobre la falta de puntualidad del ferrocarril patrio: sólo tres de cada 5.000 viajes se retrasan más de cinco minutos. No se puede decir que las obras vayan tan rápido como los trenes.

El Ministerio de Fomento prometió que antes de las campanadas de fin de año España dispondría de 312 nuevos kilómetros de AVE: los 179,5 del tramo Madrid-Valladolid; los 78 entre Tarragona y Barcelona y los 54,5 que separan Antequera y Málaga. Si las expectativas se hubieran cumplido, la red tendría 1.621 kilómetros. Al final, se quedarán en 1.543, porque los problemas en Cataluña, además de inutilizar el servicio de Cercanías y de encrespar a los ciudadanos, han convertido en misión imposible inaugurar el tramo hoy, como prometió el presidente del Gobierno. En realidad, eso ya suponía un retraso de tres años, pues la primera fecha prevista era 2004.

El tren más rápido sí aterrizará a tiempo en Valladolid, previo paso por Segovia (el viaje inaugural se celebrará mañana, y el servicio regular se iniciará el domingo); y también en Málaga, con escala en Antequera (inauguración el domingo, puesta en marcha el lunes 24). Tanto en Castilla y León como en Andalucía esperan que el AVE impulse su economía a base de nuevas empresas, turistas y viajes de negocios. Desde 1992, se han invertido 16.309 millones de euros en alta velocidad, según los datos de Adif, la empresa pública que construye el tren veloz.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 21 de diciembre de 2007