El tripartito y CiU rechazan eliminar la inmersión lingüística de la escuela

Convivencia Cívica Catalana pidió con 50.000 firmas enseñanza bilingüe

La iniciativa legislativa popular (ILP) promovida por Convivencia Cívica Catalana (CCC) que proponía sustituir el modelo lingüístico vigente en las escuelas públicas catalanas por otro basado en el bilingüismo y la enseñanza en la lengua materna, fue rechazada ayer por el Parlament en una rotunda votación: 111 votos en contra por 13 a favor.

Francisco Caja relaciona el uso del catalán con el fracaso escolar

El rechazo llegó después de un intenso debate, iniciado por Francisco Caja, presidente de CCC, una entidad creada bajo el impulso de Aleix Vidal-Quadras en su etapa de líder del PP en Cataluña. Esta entidad ha logrado reunir 50.000 firmas de ciudadanos para esta ILP, mérito que le fue reconocido tanto por los diputados que la rechazaron como por los que la apoyaron, que fueron los del PP y los de Ciutadans. Caja comenzó su intervención lamentando la ausencia de miembros del Gobierno en el debate. "Parece que haya que ser terrorista para que le escuchen a uno, o llamarse Josu Ternera para que cojan el coche oficial y vayan a dialogar con uno", dijo aludiendo a la ausencia del consejero Josep Lluís Carod.

El tono de esta entrada era indicativo de lo que siguió. Caja acusó a la mayoría de izquierdas y a CiU de imponer un sistema lingüístico en la escuela "que viola los derechos fundamentales de las personas", y de hacerlo en contra de la voluntad de la sociedad. "Son ustedes con sus leyes los que rompen la sociedad catalana", afirmó adelantándose a las críticas que iba a recibir. Sostuvo que la consideración de la lengua catalana como vehicular es "culpable del fracaso escolar".

En apoyo de la propuesta hablaron Carina Mejías, del PP, y Francisco Robles, de Ciutadans. Mejias defendió "el derecho de los padres a escoger la lengua de escolarización de sus hijos". Y sostuvo que "los castellanohablantes no tienen ningún derecho colectivo en Cataluña". De similar corte, pero más rotunda, fue la intervención de Robles. "Estamos segregados la mitad de la población", afirmó. Su principal argumento fue que los partidos de la mayoría y CiU "no están interesados en el sistema pedagógico, porque lo que quieren es construir un país".

Irene Rigau, de CiU; Maria Mercè Roca, de Esquerra Republicana (ERC); Daniel Font, del PSC, y Francesc Pané, de Iniciativa Verds-Esquerra Unida, rechazaron la propuesta con el argumento de que, en la práctica, propone la creación de dos redes escolares distintas para los alumnos de habla catalana y de los de habla castellana.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 19 de diciembre de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50