Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Editorial:

ETA, Batasuna, ANV

La extensión de las amenazas de la banda afectará al futuro legal de su brazo político

ETA ya había amenazado en su anterior comunicado con atacar a las fuerzas de seguridad españolas; en el difundido ayer precisa que ello ocurrirá "sea donde sea", es decir, también en Francia. Esa posibilidad ya fue asumida, según se deducía de papeles aprehendidos en 2002. Como entonces, ahora también parece excluir ETA ataques directos contra la policía francesa, sin duda por temor a que ese frente suponga una mayor implicación de sus autoridades contra la banda.

Sin embargo, hace seis años hubo dos agentes gravemente heridos por etarras en enfrentamientos, y hace cinco se hallaron planes para asesinar a la juez Le Vert. Y el asesinato de dos guardias civiles el pasado día 1 no sólo se produjo en territorio francés, sino que la pistola que portaba uno de los dos detenidos acusados de ese crimen había sido robada el pasado año cerca de Nimes.

El comunicado habla, a propósito de ese doble asesinato, de "ejecución en el curso de un enfrentamiento", lo que resulta no sólo contradictorio, sino cínico, teniendo en cuenta que los guardias iban desarmados. También incluye una incoherente referencia al "terrorismo de Estado", insinuando que lo es la presencia de policías españoles en Francia; y asume la autoría de otros cuatro atentados, incluyendo el del escolta de un concejal.

El escrito de ETA llega dos días después de que se conociera la admisión a trámite por parte del Tribunal Europeo de Derechos Humanos del recurso de Batasuna contra su ilegalización. El fondo de lo que se dilucida en el procedimiento es si, como concluyeron los tribunales españoles, ese partido forma parte de un entramado dirigido por una banda que utiliza la violencia para eliminar, entre otras personas, a los representantes de los partidos rivales. Batasuna, como ahora ANV, "no dio pasos prácticos para distanciarse" de los que aprobaron públicamente esa simbiosis entre el brazo armado y el político: argumento que sirvió en su día para que el Tribunal rechazara el recurso del Partido del Bienestar (de Turquía) contra su ilegalización.

Así, tras la extensión de la amenaza a otro país de la UE, la euforia de los dirigentes de Batasuna ante la admisión a trámite de su recurso ante Estrasburgo, deberá atemperarse a la vista de lo poco que su futuro legal preocupa a ETA.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 16 de diciembre de 2007